18 de agosto de 2017
18.08.2017
Erín Brandán Vázquez

"Fue una locura, la gente corría en todas las direcciones"

Cocinero en un restaurante cercano, cuenta que cerró el local y se fue a casa

18.08.2017 | 03:14
Erín Brandán Vázquez | l. o.

"Varios de mis amigos se encontraban allí pero yo estaba trabajando en mi restaurante, el Zinbar, cuando sucedió todo", señala Erín Brandán. El local en cuestión, se encuentra en la calle de Balmes, a una escasa distancia de la plaza de Catalunya. El joven de 22 años afirma que no escuchó nada en el momento del accidente, sino que todos se enteraron por una llamada de una compañera. "Una amiga que trabaja conmigo me llamó y me dijo que se iba a retrasar porque una furgoneta había atropellado a mucha gente", relata.

Diez minutos más tarde, su compañera llegó al restaurante, tras haber presenciado todo lo ocurrido. "Justo cuando llegó empezamos a ver que bajaba por nuestra calle muchísima policía y Mossos D´Esquadra", señala Erín, y añade que aquello "fue una locura, la gente corría en todas las direcciones muy apresurada sin saber a dónde ir". En el momento en que comprendió lo que había pasado, Erín decidió alejarse de la zona del atentado. "Las sirenas no paraban de sonar. Decidimos cerrar el local de inmediato y me fui corriendo hacia mi casa", relata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine