21 de agosto de 2017
21.08.2017

Más de 1.800 personas abarrotan la Sagrada Familia en memoria de las víctimas

El libro de condolencias abierto en el Ayuntamiento de Barcelona desde ayer registra ya más de 4.500 firmas - Habrá una plataforma digital para dejar mensajes

21.08.2017 | 03:49
La Sagrada Familia, ayer, repleta de asistentes a la celebración, con las autoridades en primera fila.

Más de 1.800 personas abarrotaron ayer la basílica de la Sagrada Familia para asistir al funeral en memoria de las víctimas de los ataques de Barcelona y Cambrils. La Sagrada Familia, uno de los lugares más concurridos de la capital catalana y que podría figurar entre los objetivos frustrados de los terroristas, fue junto con las Ramblas repletas de viandantes una muestra viva del " No Tenim por" ("No tenemos miedo") que sintetiza la respuesta ciudadana a los ataques terroristas.

El arzobispo metropolitano de Barcelona, Juan José Omella, ofició el funeral, al que algunos de los asistentes llegaron con tres horas de antelación para garantizarse un lugar en el templo, según la agencia Efe. En su homilía, Omella llamó a la sociedad en su conjunto a ser "artesanos de la paz" y a estar unidos con el objetivo común de "la fraternidad, el respeto y el amor solidario".

Junto a los reyes de España, asistieron al funeral el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el presidente de Portugal, Marcelo Rebello de Sousa, y el primer ministro portugués, Antonio Costa.

Los reyes agradecieron a Barcelona y a Cambrils su ejemplo, solidaridad y fuerza a la hora de "superar los momentos de dolor vividos tras los atentados".

La zona de la Sagrada Familia quedó cerrada a la circulación para garantizar la seguridad y la misa se desarrolló en medio de un importante despliegue policial en el exterior. Otro de los puntos clave en el que los políticos y ciudadanos mostraron su solidaridad con las víctimas de los atentados fue el Ayuntamiento de Barcelona. Por allí pasaron ya más de 4.500 personas para firmar en el libro de condolencias habilitado por el consistorio. La afluencia masiva, que provocó largas colas y esperas ante el consistorio barcelonés, llevó a los responsables municipales a ampliar durante varios días el período de firmas, a la vez que se abre un libro digital para que dejen constancia de sus condolencias quienes no puedan trasladarse a la capital catalana y hacerlo de manera analógica. El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, aseguró ayer que los miembros de la prensa internacional trasladados a la Ciudad Condal para cubrir los atentados le manifestaron que "nunca habían visto una reacción ciudadana como la que se está produciendo en Barcelona". El Ayuntamiento organizará además, junto con la Generalitat, una ceremonia interreligiosa el jueves por la tarde en el consistorio. A ella está previsto que acudan representantes de todas las comunidades religiosas y laicas, y también estarán invitados los familiares de las víctimas de los atentados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine