21 de septiembre de 2017
21.09.2017
Cuenta atrás hacia el 1 de octubre Reacciones

El conflicto catalán aleja la posibilidad de un nuevo acuerdo presupuestario

El PNV insta a Rajoy a resolver la "grave situación" con diálogo - Sánchez lo apoya, pero pide medidas "proporcionales que no causen más daño del que se quiere evitar"

21.09.2017 | 02:56

El conflicto catalán aleja la posibilidad de que el Gobierno alcance un nuevo pacto presupuestario para sacar adelante las cuentas de 2018, circunstancia que podría propiciar un anticipo electoral y el acortamiento de la legislatura. El PNV, apoyo clave del Ejecutivo en la aprobación de los presupuestos de este año, rechaza ahora abordar una nueva negociación ante "la gravedad de la situación" en Cataluña, según el portavoz peneuvista en el Congreso, Aitor Esteban. El PNV no dedica "ni un segundo" a las cuentas que el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar el viernes próximo y que se presentarán el 28 de septiembre. Esteban considera que la acción del Gobierno en Cataluña "no es de recibo ni el mejor camino para arreglar las cosas" por lo que reclama al Ejecutivo que se abra al diálogo.

Las detenciones del núcleo organizativo de la consulta independentista hizo saltar por los aires la sesión de control al Gobierno en el Congreso. El portavoz de ERC Gabriel Rufián exigió al presidente Rajoy que "saque sus sucias manos de las instituciones catalanas", a lo que el jefe del Ejecutivo replicó que "estaban avisados". Fue poco antes de que los diputados ERC abandonaran la Cámara para volver a Barcelona, donde Rufián arengó por la tarde, megáfono en mano, a los centenares de personas concentrados ante la consejería de Economía y dijo "alto y claro que el problema no es sólo Rajoy, también lo son Sánchez y Rivera".

El presidente del Gobierno se reunión ayer con los líderes del PSOE y Ciudadanos para recomponer la unidad del bloque constitucionalista del Congreso, agrietado por una moción de Albert Rivera que los socialistas rechazaron y que dejó al Gobierno sin el apoyo del Congreso a su actuación en Cataluña. Rivera, quien exigió a los diputados independentistas catalanes que dejen de cobrar sueldos y subvenciones del Estado si siguen adelante con "el golpe a la democracia", manifestó al presidente que "es momento de serenidad pero también de firmeza para defender los valores democráticos, el Estado de Derecho y hacer cumplir la ley".

Pedro Sánchez, que suspendió su agenda internacional por la creciente tensión en Cataluña, ratificó a Rajoy su apoyo, aunque con la cautela de pedirle que las medidas que se adopten para hacer frente al desafío independentista sean "proporcionales y no causen un daño mayor del que se intenta evitar", propósito en el que también coincidió el jefe del Ejecutivo. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos pidió al Gobierno de la Generalitat que desconvoque un referéndum que no tiene "posibilidades de llevar adelante" y está "provocando una fractura social tremenda" . Ábalos, que ayer trató de suavizar las críticas de algunos sectores de su partido a las detenciones de altos cargos de la Generalitat, reconoció que los arrestos de cargos públicos pueden generar "inquietud y alarma" aunque defendió una intervención que "no es una medida del Gobierno, viene a instancia judicial y es una actuación conforme a derecho".

En medio de las crecientes movilizaciones soberanistas, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural convocaron concentraciones "tranquilas y firmes" para el domingo en todos los municipios catalanes y llamaron a la "resistencia pacífica".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook