Los estibadores de Barcelona y de Tarragona decidieron ayer en asamblea no operar los cruceros fletados por el Ministerio de Interior para alojar a los agentes que se están desplazando a Cataluña para reforzar a las fuerzas de seguridad ante el referéndum independentista. Fuentes del Puerto de Barcelona apuntaron que la decisión de los estibadores, que alegaron "la defensa de los derechos civiles", tendrá una repercusión relativa, ya que estos trabajadores se dedican básicamente al movimiento de contenedores y los cruceros son ferris que no requieren este trabajo.