10 de octubre de 2017
10.10.2017
El referéndum independentista del 1-O Una jornada decisiva

La Guardia Civil acusa a Trapero de inacción el 1-O en conexión con el Govern

El instituto armado culpa a los líderes de ANC y Òmnium de llamar a la resistencia el día de la consulta independentista

10.10.2017 | 03:20

La Guardia Civil acusa al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, de inacción en el referéndum independentista, una actitud que responde a un plan premeditado "en conexión directa" con el presidente de la Generalitat Carles Puigdedmont y con su vicepresidente Oriol Junqueras. El informe remitido por el instituto armado a la Audiencia Nacional, por la causa abierta por un presunto delito de sedición contra Trapero, deja constancia de que "se puso claramente de manifiesto que la labor de los Mossos pasaba por no actuar y, en todo caso, llegar a obstaculizar la actuación" de la Guardia Civil y de la Policía.

El informe resalta la dilación de los Mossos cuando se les requirió apoyo para las fuerzas de seguridad del Estado y apunta que el jefe de la policía autonómica estaba dando "protección" a las personas encargadas de preparar la logística del referéndum. Tras visionar los soportes multimedia que la Guardia Civil remitió también a la Audiencia, la "inacción" de los Mossos respondería, según el informe, "más que a conductas aisladas o individuales" de miembros de la policía autonómica "a unas instrucciones o pautas de actuación derivadas de la cadena de mando", con Trapero como "último eslabón".

Los Mossos incumplieron de forma "flagrante" las instrucciones del Tribunal Superior de Justicia y tuvieron que ser la Policía Nacional y la Guardia Civil las que interviniesen "activamente" para evitar la celebración del referéndum, pero "con imposibilidad de disponer ni de efectivos suficientes ni de abarcar todo el territorio catalán". El informe añade que el día de la consulta se decidió que los Mossos, por tener la competencia en seguridad ciudadana, deberían clausurar los centros de votación previstos antes de que se abrieran . "A la vista de los acontecimientos, es obvio que resultó un error, del cual no hay que sorprenderse en tanto que como órgano ejecutor del plan estratégico hacia la independencia, no podía actuar más que obstruyendo cualquier actuación que bloquease el objetivo".

La continuidad y contenido de los mensajes publicados por las cuentas oficiales en Twitter de los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y de Ómnium Cultural, Jordi Cruixat en las horas previas a la consulta y durante dicha jornada tuvieron "un papel decisivo en el mantenimiento de la resistencia por parte de los congregados en los diferentes puntos de votación". Así se señala en las conclusiones de una diligencia del atestado, que la Guardia Civil entregó a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela dentro de la investigación que incluye a ambos dirigentes soberanistas, a Trapero y a una de sus subordinadas por delitos de sedición relacionados con las protestas de los días 20 y 21 de septiembre en Barcelona y con la celebración del referéndum ilegal.

En documentos incautados por la Guardia Civil durante el registro del domicilio del vicepresidente de Economía y Hacienda, Josép María Jové se estudian escenarios posibles tras la declaración de independencia. Una de las opciones previsibles consiste en desatar "un conflicto de amplio apoyo ciudadano", orientado a "generar inestabilidad política y económica" para forzar al Gobierno a negociar una separación o un referéndum pactado.

La situación más "deseable" sería, sin embargo, la aceptación de la declaración de independencia y la "creación de un estado propio negociando la desconexión", según los documentos retirados al n úmero dos del vicepresidente Oriol Junqueras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook