15 de octubre de 2017
15.10.2017
Tras la consulta sobre la secesión catalana Escenario económico y reacciones en Galicia

Los críticos ponen fin a la tregua con Arias por el desafío catalán

El líder de la patronal gallega niega sopesar su dimisión por una opinión personal

15.10.2017 | 02:05
El presidente de la CEG, Antón Arias.

En la casa de los empresarios gallegos se ha terminado el armisticio. El presidente actual ha terminado de perder el crédito de los críticos después de reivindicar una "consulta negociada y pactada" en Cataluña para resolver el mayor conflicto territorial y político de España desde que existe el Estado de las autonomías. Ayer comenzó a circular entre el empresariado el rumor de que sopesaba dejar el cargo por el aluvión de críticas que generaron sus palabras, pero Antón Arias Díaz-Eimil lo desmintió a este diario. Y volvió a defenderlas. "Es un tema que no se ha abordado internamente en la Confederación de Empresarios de Galicia. Y, en todo caso, me referí a una consulta negociada y pactada, no significa que me haya alineado con posturas independentistas", expone. Para el patrón de la CEG lo principal es que esas declaraciones fueron "a título personal" y "no estaba hablando en nombre del empresariado".

Las explicaciones no sirven en las patronales de Ourense y Pontevedra. De hecho en la confederación pontevedresa, que gobierna Jorge Cebreiros, esperarán a mañana para adoptar una decisión. Si Carles Puigdemont asume la exigencia de la CUP y declara la independencia, la CEP le pedirá a Arias que se marche. "Un cargo institucional y representativo no puede decir que, aún a título personal, apoya ilegalidades. La Constitución no permite el derecho a la autodeterminacion ni al referéndum en Cataluña, aunque tenga mayoría reforzada", condena Cebreiros. "Se podrá estar de acuerdo o no con mi postura, pero no va en contra de los intereses de la CEG", replica el coruñés.

La unión de los críticos contra su mandato ha unido a dos antiguos rivales, Antonio Dieter (predecesor de Arias en la CEG) y José Manuel Pérez Canal (líder de la patronal de Ourense que se enfrentó con Dieter en las elecciones). Y al primero con el José Manuel Fernández Alvariño, que abandonó la patronal gallega tras los desencuentros del profesor.

"No podemos esperar a ver cuál es la siguiente tontería que dice este hombre. No se da cuenta que cuando habla lo hace representando a la CEG, y por eso tiene repercusión mediática", expone uno de los críticos. En este círculo insinúan que Arias ha recibido "presiones" de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la administración gallega para, al menos retirar sus palabras. Arias también lo niega.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook