27 de octubre de 2017
27.10.2017
Ante la secesión catalana Dos escenarios: el Parlament y el Senado

El Senado impondrá que la intervención en la Generalitat se haga de forma gradual

El PP rechaza una enmienda socialista para que se paralice la actuación del Gobierno en Cataluña si finalmente se convocan elecciones autonómicas

27.10.2017 | 03:07
Reunión de la comisión del Senado. En el centro de la foto, el presidente del Senado, Pío García-Escudero.

La aplicación de las medidas del Gobierno en Cataluña con la cobertura del artículo 155 de la Constitución se hará de forma gradual. Así lo acordó anoche la comisión del Senado encargada de elaborar el dictamen sobre la intervención de la Generalitat, que hoy se someterá al pleno de la Cámara Alta. Con ese añadido, a propuesta de los socialistas, PP y PSOE afinan un acuerdo que ayer volvió a estar sujeto a los vaivenes de las decisiones del presidente Puigdemont, después de que los socialistas trataran de introducir una enmienda para suspender la aplicación del 155 en caso de convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña. La iniciativa, rechazada por los populares, dejó de ser un problema en cuanto el jefe del Ejecutivo catalán aclaró que, al menos ayer, no tenía intención de convocar elecciones.

La comisión de la Cámara Alta analizó ayer las alegaciones de la Generalitat a las medidas anunciadas por el Gobierno. En sus argumentos, que llegaron tres minutos fuera de plazo por un atasco de papel del burofax, el Ejecutivo catalán reconoce que los términos de la aplicación del artículo 155 "despojan prácticamente a las instituciones de la Generalitat de sus principales atribuciones" y supondrá, en la práctica, la paralización de la administración catalana. Las medidas para resolver una "grave situación extraordinaria" van a provocar una "todavía más grave situación extraordinaria", al "arrebatar a Cataluña su autonomía política", advierte el Govern.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría fue la encargada de defender ante la comisión del Senado las medidas que el Gobierno somete al criterio de la Cámara Alta. Al borde una afonía, que la obligaría a dejar la sesión antes de terminar, y en presencia de casi todos sus compañeros de gabinete, la responsable del Ejecutivo para los asuntos catalanes, defendió la aplicación del artículo 155 como una forma "proteger el autogobierno del desgobierno de los independentistas" Sáenz de Santamaría negó que la intervención de la Generalitat suponga "retroceder ni en la descentralización ni en el autogobierno" y aseguró que se trata de actuar "a favor del estado de derecho, de la lealtad en las instituciones y del respeto a la pluralidad y la diversidad que tanto enriquece el país". La réplica más contundente a sus palabras llegarían después por parte del portavoz del PDeCAT en el Senado, Josep Lluis Cleries, quien constató "con tristeza" que la Cámara Alta siga adelante con la aplicación del artículo 155, una decisión con "espíritu franquista" que trata de dar un "golpe de Estado" a las instituciones catalanas.

Fuentes del Gobierno apuntaron ayer que Puigdemont no tiene que reclamar ninguna garantía para convocar elecciones y lamentaron que se hubiera intentado presionar al Ejecutivo mientras se tramitaba en el Senado la aplicación del artículo 155.

Tras varias horas de debate en ponencia y en comisión, a primera hora de la noche de ayer se votó el dictamen final, que incluye una enmienda del PSOE en favor de la "aplicación gradual" de la medidas aprobadas por el Consejo de Ministros. Con los votos mayoritarios del grupo popular, del PSOE y del grupo Mixto, fue la única enmienda incorporada al dictamen que hoy debatirá el pleno de la Cámara Alta, y abre la posibilidad de modular la aplicación de disposiciones gubernativas si se producen cambios en la situación e incluso de "anticipar" la supresión de las medidas "si cesasen las causas" que las motivan. Otras dos enmiendas del PSOE, una relativa a los medios públicos y otra para suspender la aplicación del 155 si Puigdemont convoca elecciones, podrán volver a debatirse hoy en pleno de la Cámara Alta, en el que intervendrá el presidente Rajoy.

El Consejo catalán de Garantías Estatutarias emitió ayer un dictamen no vinculante que cuestiona la legalidad de las medidas que el Ejecutivo podrá aplicar en breve . El órgano consultivo, que vela por la adecuación de las leyes catalanas al Estatut y la Constitución, advierte que el cese de Puigdemont y del Govern, así como las limitaciones a las facultades del Parlament, van más allá de lo que ampararía la Carta Magna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas