30 de octubre de 2017
30.10.2017

Puigdemont podrá cobrar 115.000 euros anuales los próximos 4 años

Para tumbar esos privilegios se precisa el apoyo de dos tercios del Parlamento catalán

30.10.2017 | 00:47

Carles Puigdemont ha sido destituido como presidente de la Generalitat -aunque parece que él no se da por aludido-, pero no por ello queda precisamente desamparado. La ley catalana le otorga una asignación mensual igual al 80% del salario presidencial, que en su caso le asegura 115.000 euros anuales durante un plazo mínimo de cuatro años. No debe olvidarse que era el presidente autonómico que más cobraba en España, casi 137.000 euros al año, más que Javier Fernández (Asturias) y Susana Díaz (Andalucía) juntos, y muy por encima de la segunda, que es Cristina Cifuentes (Madrid), con 103.000 euros por año.

Puigdemont tiene derecho a coche oficial y a una oficina de representación con personal asignado para garantizar su funcionamiento. Su reciente abandono del cargo le autoriza a continuar llevando escolta, algo que no ocurre con los exconsejeros, a quienes el nuevo comisario de los Mossos, Ferrán López, les ha retirado la protección. Puigdemont también podrá solicitar el tratamiento de Molt Honorable que ostenta el expresidente Jordi Pujol, una decisión que corresponde a la Generalitat, hoy presidida por la vicepresidente del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría.

Los privilegios para Puigdemont aún continuarán cuando abandone la vida activa. Una vez que llegue a la edad de jubilación, tendrá derecho a una retribución vitalicia igual al 60% del sueldo que en ese momento esté cobrando el jefe del Gobierno catalán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook