Felipe VI defendió ayer la solución de dos Estados democráticos, uno israelí y uno palestino, que convivan en paz, como la forma de que la Autoridad Palestina consiga sus "legítimas aspiraciones" de soberanía. Los Reyes ofrecieron ayer un almuerzo al presidente de Palestina, Mahmoud Abbas, de visita oficial en España. Para el monarca, sólo con la fórmula de los dos estados "podrán atenderse las legítimas aspiraciones de ambas partes, la soberanía palestina y la seguridad israelí. No habrá una sin otra, pues son las dos caras de la misma moneda".

Mahmoud Abbas se reunió en el Palacio de la Moncloa con Rajoy, a quien, en referencia a la crisis secesionista de Cataluña, transmitió su apoyo a una España fuerte y unida. Rajoy expuso a Abbas su deseo de que se reactive del Proceso de Paz de Oriente Medio.