El líder de Podemos, Pablo Iglesias, generó ayer malestar en su confluencia catalana (En Comú Podem), al anunciar como propio un recurso de inconstitucionalidad contra la aplicación del artículo 155 en el que los diputados catalanes llevan semanas trabajando y que no pensaban anunciar hasta el lunes.

Iglesias respondió así a las presiones de ERC para que transformara en hechos su postura de rechazo a la intervención de Cataluña. Podemos opta por dejar al PDeCAT y a la propia ERC fuera del recurso, ya que también se opone a la declaración unilateral de independencia (DUI).

Iglesias reconoció en los pasillos del Congreso que su grupo recoge ya las firmas necesarias para el recurso. La presentación exige 50 firmas, lo que queda fuera del alcance de los comunes y les obliga a recurrir al grupo.