El Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid no está investigando un posible delito de odio en los mensajes vertidos en el chat policial donde se insultó, entre otros, a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ya que no hay denuncia alguna al respecto, informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Lo que sí hay es una causa abierta por amenazas a un policía municipal, delegado de CCOO, que acudió al juzgado denunciando los hechos. Entre la documentación que aportó salieron a la luz insultos y vejaciones contra políticos como Carmena.

Según las fuentes, el Ayuntamiento, que ha pedido personarse en la causa, tampoco ha emprendido acciones por delito de odio contra los agentes municipales que participaban en la conversación, sino por amenazas. Tres de los policías más activos en el chat, que forman parte del grupo que glorifica el fascismo y el nazismo, declararán el lunes.