17 de diciembre de 2017
17.12.2017

Los 'comunes' rechazan por igual el apoyo a Ciudadanos y a Junts per Catalunya

Pablo Iglesias y Ada Colau arropan a Domènech en la recta final de la campaña

17.12.2017 | 01:57

Ni el Junts per Catalunya (JxCat) del expresidente Carles Puigdemont ni Ciudadanos con Inés Arrimadas al frente. Catalunya en Comú-Podem, la lista que encabeza Xavier Domènech, busca convertirse en la llave de un futuro Govern de izquierdas que sirva de encuentro a los soberanistas que renuncien a la vía unilateral y al constitucionalismo alejado del 155. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, arroparon ayer en Barcelona a Domènech.

Ante unas 2.000 personas, en el mitin central de Catalunya en Comú-Podem , su candidato anticipó que si las urnas confirman el papel decisivo que dibujan las encuestas no piensa ayudar a investir ni a Puigdemont ni a Inés Arrimadas. "Somos la llave para acabar con los bloques", afirma el candidato de los comunes a la presidencia de la Generalitat, quien augura una "remontada histórica" pese a que las encuestas advierten de un posible retroceso. Domènech descarta además una posible abstención que ayude a desbloquear la investidura.

En Nou Barris, uno de los feudos de Colau en las últimas elecciones municipales pero con una bolsa de votantes que fluctúan entre los comunes y Ciudadanos en las autonómicas, la alcaldesa reforzó las líneas rojas marcadas. "Nunca haríamos presidenta a Arrimadas, porque Ciudadanos por mucho que se disfracen de nueva política nacieron para animar el conflicto y atentar contra la convivencia en Cataluña mientras ayudan al PP a gobernar ", afirmó Colau. Iglesias reivindicó la vía Domènech frente a "aventureros" independentistas y a "monárquicos anticatalanistas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine