23 de diciembre de 2017
23.12.2017
Las cruciales elecciones catalanas El día después

Rajoy descarta un anticipo de elecciones y Puigdemont le pide reunirse fuera de España

El jefe del Gobierno ofrece diálogo dentro de la Constitución y el Estatut pero el ex president catalán quiere hablar "sin condiciones" - Sánchez resalta la "debilidad" del PP tras los resultados

23.12.2017 | 02:41

La palabra diálogo fue casi un lugar común en la mayoría de las intervenciones de los protagonistas de las elecciones autonómica catalana en el día después. Pero se trata de propuestas de diálogo muy distintas. Mientras que el presidente Rajoy elude entrar en el descalabro de su partido, descarta un anticipo electoral y muestra su disposición a hablar con el futuro Govern, desde Bruselas el expresident Puigdemont reclamaba al Ejecutivo español una negociación "sin condiciones previas". Para ello propone a Rajoy reunirse "en Bruselas o en otro país de la Unión Europea, menos España, por motivos evidentes", con lo que anticipa que no tiene, por el momento, intención de regresar a España ante la posibilidad de una detención inmediata.

Tras la reunión del Consejo de Ministros y del Comité Ejecutivo Nacional del PP para analizar los resultados electorales catalanes, Rajoy avisó al soberanismo para que no vuelva a la senda del proceso independentista. "El gobierno resultante estará, como todos los gobiernos, sometido al imperio de la ley" y con la consagración de Ciudadanos como primera fuerza política "nadie puede hablar en nombre de Cataluña si no contempla a toda Cataluña", una comunidad que "no es monolítica, sino plural". A partir de ahí, el jefe del Ejecutivo tiene "voluntad de diálogo constructivo, abierto y realista siempre dentro de la ley" con el futuro Govern dentro de unos límites bien definidos: "No aceptaré que nadie se salte la Constitución y el Estatut". Puigdemont, quien lleva casi dos meses en Bélgica y se perfila como president del nuevo Govern merced a sus 34 diputados y a los 32 de ERC, quiere, en cambio hablar "sin condiciones previas" para desbloquear la situación con una "receta política".

La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, la gran triunfadora de los comicios con 37 diputados, se muestra cauta respecto a sus futuros movimientos, sin descartar que las desavenencias internas de un soberanismo que considera debilitado compliquen la solución de gobierno. Arrimadas atribuye a la ley electoral el hecho de que Ciudadanos no cuenten con una representación parlamentaria proporcional al más de un millón de votos que obtuvo en los comicios.

La complicada coyuntura política da una especial trascendencia a las elecciones catalanas, que desbordan su ámbito autonómico. Rajoy descarta un adelanto electoral en España pese a los nefastos resultados electorales de su partido, que con tres diputados pasa a ser la última fuerza política del Parlament. "Después de todo lo que está pasando en España, lo que nos faltaba es convocar elecciones generales. Estamos en condiciones de gobernar", afirma el presidente, que atribuye la debacle del PP a la concentración del voto constitucionalista en Ciudadanos. Aunque los socialistas tienen poco que celebrar al no haber consumado sus expectativas, el líder del PSOE dejaba constancia de la posición de debilidad en que quedan los populares. "No se puede ser un partido grande a nivel nacional siendo una anécdota electoral en Cataluña. Se ve la debilidad de un proyecto político nacional que cuenta con menos apoyos en Cataluña que una fuerza antisistema", afirmaba ayer Pedro Sánchez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine