01 de marzo de 2018
01.03.2018

El fiscal se plantea actuar contra la Mesa si el Parlament se reafirma hoy en la DUI

La CUP agita el pleno con una enmienda para forzar a Esquerra Republicana y JxCat a ratificarse en la secesión, ante su intención de "restituir la autonomía"

01.03.2018 | 01:32
La mesa del Parlament, reunida ayer.

La Fiscalía General del Estado y el Gobierno advirtieron ayer a la Mesa del Parlamento catalán de las "implicaciones penales" que pueden derivarse de la decisión, tomada ayer por el órgano de gobierno de la Cámara, de admitir a trámite una enmienda de la CUP para que el Pleno se reafirme hoy en la declaración de independencia del 27 de octubre.

La Fiscalía, por su parte, considera de "extrema gravedad" la enmienda llevada a cabo por los anticapitalistas y anuncia que promoverá "cuantas acciones sean procedentes para preservar el orden constitucional".

El ministerio público destaca en una nota la "total y absoluta oposición al ordenamiento jurídico y a las resoluciones reiteradas de Tribunal Constitucional" de la enmienda. La "ilegalidad manifiesta" de la propuesta "no puede ser desconocida por quienes la promueven o apoyan", avisa.

Poco antes, fuentes de Moncloa habían anunciado que los servicios jurídicos del Estado ya estaban estudiando las responsabilidades en las que pueden incurrir los miembros de la Mesa que ayer votaron a favor de admitir a trámite la enmienda.

La iniciativa de la CUP es una enmienda a la propuesta de resolución de Junts per Catalunya (JxC) para legitimar a Carles Puigdemont.

Es potestad del presidente del Parlament admitir a trámite las enmiendas, pero Roger Torrent prefirió ayer descargar en la Mesa la decisión de admitir la enmienda. Votaron a favor los dos representantes de Esquerra Republicana y los dos de Junts per Catalunya, desoyendo a los letrados de la Cámara, y se opusieron los dos de Ciudadanos y el del PSC.

En cualquier caso, la enmienda de la CUP no llegaría a votarse si Junts per Catalunya, que es quien presenta la propuesta de resolución, la rechaza.

La intención de los cuperos es que los otros dos partidos soberanistas manifiesten públicamente su grado de compromiso con la república catalana que fue declarada en octubre.

La CUP tacha de "feria" la propuesta de resolución de JxCat para legitimar a Puigdemont, y acusa a junteros y republicanos de querer "restituir la autonomía".

Además, los anticapitalistas filtraron parte del acuerdo al que han llegado JxC y ERC, que no se han comprometido a avalar. Las dos fuerzas han pactado la creación del denominado "espacio libre de Bruselas", que constaría de tres órganos: una asamblea de representantes de la república, un consejo de la república y una presidencia para Puigdemont.

A la vez, el candidato a la investidura sería el actualmente encarcelado y que fuera presidente de la Asamblea Nacional Catalana Jordi Sànchez (JxC), y el pleno del Parlament se celebraría entre el 6 y el 7 de marzo. El Govern resultante trabajaría con la premisa "legalidad autonómica, obediencia republicana".

Los tres órganos en Bruselas se asemejan a lo que serían un parlamento, un presidente y un ejecutivo en el exilio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook