02 de marzo de 2018
02.03.2018

El Parlament reivindica a Puigdemont y el 1-O pero renuncia a reafirmarse en la DUI

La Cámara exige que "cesen las injerencias" del Gobierno y "legitima" la consulta - Los letrados advierten de que el texto contraviene los autos del TC

02.03.2018 | 03:31
Eduard Pujol (JxC, a la izquierda) y Sergi Sabrià (ERC) idican el sentido del voto a los diputados soberanistas.

El Parlament reivindicó ayer a Puigdemont como president "legítimo" y dio su aval al referéndum ilegal del 1-O, pero renunció a reafirmarse en la declaración unilateral de independencia (DUI), tal como quería la CUP. El Pleno no supuso, como pretendían C's, PSC y PPC, el comienzo de la cuenta atrás de dos meses a cuyo término, si nadie ha sido investido, se convocarían nuevas elecciones.

La sesión empezó con hora y media de retraso y arrancó con una sonora refriega entre Carlos Carrizosa (C's) y el presidente de la Cámara, Roger Torrent, a cuenta de la tramitación por la Mesa de una enmienda de la CUP que no llegó al Pleno en su forma original, porque fue transaccionada antes con Junts per Catalunya para quitarle hierro.

La enmienda presentada por la CUP a la propuesta de resolución de JxC para "legitimar" a Puigdemont pedía que el Parlament se reafirmara y reiterara "en la declaración de independencia y en la proclamación de Catalunya como un Estado independiente en forma de República, que fueron votadas y aprobadas el 27 de octubre".

El texto final, que puede acarrear consecuencias penales, reza en un punto: "El Parlament exige que cesen las injerencias del Gobierno del Estado ante las instancias jurisdiccionales y el Tribunal Constitucional que pretende impedir la materialización de esta voluntad democrática de los representantes del pueblo de Cataluña, así como la que fue legítimamente expresada en el referéndum de autodeterminación de Cataluña del 1 de octubre".

El punto fue aprobado por 68 "síes" y 8 "noes". Votaron a favor todos los diputados independentistas de JxC, ERC y la CUP, menos Puigdemont y Toni Comín (ERC), que no delegaron el sufragio. En contra votaron los 8 representantes de los comunes. Los diputados de C's, el PSC y el PPC, aunque presentes en el hemiciclo, no tomaron parte en la votación.

Con todo y que las referencias a la DUI habían desaparecido de la propuesta de JxC, el diputado del PSC David Pérez, secretario segundo de la Mesa, consideró oportuno bajar a la tribuna antes de la votación del punto 6bis para advertir a los diputados de la posible inconstitucionalidad del texto, que "legitima" el 1-O, que fue suspendido por el TC. Pérez recordó que los miembros de la Mesa tienen "el deber de impedir o paralizar" cualquier iniciativa que contravenga los autos de la corte de garantías, pero Torrent ignoró el aviso y la votación siguió adelante.

La misma advertencia habían hecho los letrados del Parlament durante la reunión de la Mesa, antes del Pleno. Aconsejaron a Torrent que inadmitiera el punto transaccionado entre JxC y la CUP. Sin embargo, Torrent se escudó en que las enmiendas transaccionadas van directamente al Pleno, sin necesidad de calificación por la Mesa.

Esta cuestión técnica provocó el choque entre Carrizosa y Torrent. A la vista de la advertencia de los letrados, C's pidió a la Mesa que reconsiderara la transaccionada. Torrent se negó. C's recurrirá de amparo al TC por vulneración de los derechos de sus diputados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook