03 de marzo de 2018
03.03.2018

El líder de JxCat amaga con otras elecciones si su 'número dos' no es el candidato

"Como no se puede gobernar es en contra de las urnas", dice el exmandatario catalán

03.03.2018 | 01:12

Carles Puigdemont defendió ayer que el expresidente de la ANC y ahora diputado en el Parlament, Jordi Sànchez, puede ser candidato pese a estar en prisión, y advirtió que si se impide su investidura se cometerá "un gravísimo error y probablemente algún delito". Es más, no descartó que haya que repetir las elecciones.

"Que el Parlament tome una decisión que los ciudadanos no autoricen llevará al colapso de tener que celebrar nuevas elecciones, que no queremos", dijo Puigdemont, a sabiendas de que Sànchez no podrá ser investido.

Consideró una aberración que se intente impedir la investidura de políticos soberanistas que tienen causas judiciales abiertas, y lanzó una advertencia al Estado: "Que vayan con cuidado con sus abusos, porque todo vuelve".

Razones electorales

Defendió que el aspirante sea Sànchez, y no el líder de ERC, Oriol Junqueras, también en prisión, como propone ahora Esquerra porque, "por razones electorales", corresponde asumir esa tarea a un candidato de JxC, no de ERC, a la que los junteros superaron en dos diputados.

Para el expresidente catalán, más difícil que gobernar desde la cárcel, "es gobernar en contra de las urnas". Él, por su parte, confirmó que quiere volver a ponerse al frente de la Generalitat algún día.

Del consejo de la república que aspira a presidir en Bruselas, dijo que se dedicará a la "diplomacia civil que el Govern autonómico no podrá hacer, porque está en libertad vigilada" y tiene las cuentas supervisadas por Hacienda.

Entre las funciones de este órgano de nueva creación, del que próximamente debatirá su composición y ámbito de actuación con diputados del Parlament, incluye difundir en el exterior que "Cataluña tiene derecho a la autodeterminación y tiene que poder defenderlo en todo el mundo", así como poner en marcha un proceso constituyente, después de que el último acabara en los tribunales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook