04 de mayo de 2018
04.05.2018

Se disuelve en el pueblo, dice

04.05.2018 | 14:08
Se disuelve en el pueblo, dice

ETA puso ayer fin a su infame historia de asesinatos y mentiras con una postrera nota de sarcasmo. En el último párrafo de su comunicado de despedida, la banda alega que, como surgió del pueblo vasco, ahora "se disuelve en él". Lo mismo podría haber dicho que se esfuma en el polvo o que se diluye en el viento: el caso era acabar con una última carcajada en las narices de todos y no decir, sin tapujos, que la organización ha quedado disuelta.

Porque eso el comunicado no lo dice. Se habla, sí, del "final de su trayectoria", su "ciclo histórico" y su "función", y del "desmantelamiento del conjunto de sus estructuras"; pero justo falta lo único que se demandaba: un comunicado de disolución sin ambigüedades.

Con ese disolverse en el pueblo, Josu Ternera y Anboto, lectores de la inquietante necrológica etarra, vienen a decir que lo mismo que se va, ETA puede volver, y aunque a todos nos parezca altamente improbable que tal ocurra, no podemos dejar de pensar que la advertencia queda ahí y que no otra era la intención.

Además, quien haya escrito el comunicado ha logrado evitar que "disolver" signifique "destruir", como el Gobierno pretendía, y a la vez ha conseguido transmitir la idea de que todo lo que el pueblo gesta, a él regresa. El eterno retorno, vamos.

Josu Ternera lleva huido desde 2003. Padece cáncer terminal de estómago, que debe de agriar mucho el carácter. Pero tiene tiempo libre e igual le gustan los diccionarios. Lo celebro. Que estudie un poco más y después la diñe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook