13 de mayo de 2018
13.05.2018
Pleno de investidura en el Parlamento de Cataluña

"Lo que hemos visto no nos gusta, pero juzgaremos hechos", sostiene Rajoy

La oposición carga contra Torra por sus mensajes en la red social Twitter n La CUP le invita a "desobedecer" n Iceta: "Usted es un presidente por delegación"

13.05.2018 | 02:03
El portavoz del PSC, Miquel Iceta, durante el debate.

"Lo que hemos visto y escuchado de Torra no nos gusta". Mariano Rajoy no pudo dejar de reconocer el desagrado que le produjo ayer el discurso de Torra, pero, tal como avanzó el viernes, esperará a juzgar al candidato por los hechos de su mandato, si es que la CUP decide hoy que el lunes -cuando el aspirante sólo precisa más votos a favor que en contra- también se abstendrá.

Así y todo, el Gobierno no se privó de advertir a Torra que "estará muy vigilante" y que "cualquier vulneración de nuestro marco constitucional será respondida", pues su discurso evidencia "la escasa voluntad y capacidad de diálogo" de su Grupo, que "niega la voz" al conjunto de los catalanes y "el entendimiento con el resto de los españoles".

Éste, precisamente, fue el reproche en el que coincidieron todos los partidos de la oposición, Cs, PSC, los comunes y el PPC: que Torra se había dirigido sólo a la mitad de los catalanes. Para ello se valieron de los famosos tuits -despreciativos para lo español y los españoles- que el aspirante difundió entre 2011 y 2014 y después borró, y por los que ayer hubo de disculparse varias veces desde la tribuna.

La CUP, en cambio, prefirió atacar a Torra afeándole el contenido "autonomista" de su programa, tal como ya hiciera en marzo cuando el candidato era Turull.

El cortejo de Torra a los anticapitalistas, con promesas de república y proceso constituyente, no engañó al portavoz de la CUP, Carles Riera, quien recordó con ironía a JxC y a ERC que si ya van por el cuarto candidato, es porque no han querido "desobedecer" para investir a Puigdemont. Reclamó "una estrategia movilizadora que no vaya al ritmo del Parlament, sino que marque el ritmo del Parlament".

Antes, la portavoz de Cs, Inés Arrimadas, había acusado a Torra de "mofarse" de los españoles después de "humillarnos de forma reiterada" en los famosos tuits. Pero no se quedó ahí: también leyó párrafos de algunos artículos del candidato, en los que éste presenta a España como un "país exportador de miseria, material y espiritualmente hablando". Y como quiera que en su turno de réplica a los portavoces -que hizo conjuntamente- Torra sugirió con ironía a Arrimadas que también lea sus libros, ésta se encaró con él: "Su respuesta ha sido indignante. ¿Quién se ha creído usted que es?".

Además del carácter excluyente de la alocución de Torra ("si aquí no cabe todo el mundo no acabará cabiendo nadie"), Miquel Iceta (PSC) le echó en cara su condición de "president rebajado, temporal y por delegación".

La crítica del líder de los comunes, Xavier Domènech, no fue menos explícita. "Ha sido un buen discurso para Puigdemont y un buen discurso para convencer a la CUP, pero no un buen discurso para la gente de este país. Yo creo que usted se cree su discurso, pero lo que usted se cree no es lo mejor para este país".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook