La Policía Nacional arrestó ayer a 30 personas y practicó una veintena de registros, en una macrooperación ordenada por el juez que investiga un desvío de más de dos millones en subvenciones para cooperación internacional de la Diputación de Barcelona, durante la primera etapa de CiU. Según fuentes de la investigación, la mayoría de los detenidos son personas significadas con el procés.

La operación, dirigida por el titular del Juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, supuso la detención de Salvador Esteve, que presidió la Diputación de 2011 a 2015, precisamente la etapa que está bajo sospecha por presunto fraude en la concesión de ayudas públicas.

Entre la treintena de detenidos en la macrooperación, que movilizó a unos 500 policías nacionales, figura además el subdirector general de Cooperación Local del Departamento de Gobernación Jordi Castells, a quien el juez atribuye un papel clave en el presunto fraude mientras dirigió el área de Relaciones Internacionales de la Diputación de Barcelona.

Otro de los principales detenidos es Víctor Terradellas, fundador y directivo de las asociaciones CATmon e Igman, dos de las principales entidades que percibieron las ayudas bajo sospecha y de las que es socio fundador Francesc Dalmases, diputado de Junts per Catalunya (JxC).

El juez inició su investigación a raíz de una denuncia anónima mecanografiada que se remitió a los juzgados de Barcelona poco después de que CiU asumiera por primera vez la presidencia de la Diputación de Barcelona, en 2011, y que alertaba de un presunto fraude en la concesión de ayudas procedentes de los fondos para cooperación y desarrollo de la corporación.

Por otra parte, la Fiscalía General de Schleswig-Holstein, el Estado federal alemán en el que fue detenido Puigdemont, reiteró ayer que el líder independentista puede ser acusado de rebelión ante el tribunal del land.

"Con la nueva información que hemos recibido de parte de las autoridades españolas no tenemos ningún motivo para dudar que el delito de rebelión en España se puede equiparar con el delito de alta traición en Alemania", dijo el fiscal.