12 de junio de 2018
12.06.2018

El Gobierno ofrece recuperar artículos tumbados del Estatut con leyes orgánicas

Josep Borrell advierte de que Cataluña "está al borde de un enfrentamiento civil" y el soberanismo acusa al ministro de mentir y le tacha de "irresponsable"

12.06.2018 | 01:43
Meritxell Batet.

La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, abrió ayer la puerta a modificar, pero solo si hay consenso, leyes orgánicas del Estado para poder recuperar artículos del Estatut de Cataluña que fueron tumbados en su día por el Tribunal Constitucional (TC), donde piensa que "hay margen para trabajar".

Batet explicó que algunos preceptos del Estatut original fueron declarados inconstitucionales "no por el contenido, sino porque el Estatuto no era la norma adecuada para regular la materia en sí" y correspondía hacerlo con "leyes orgánicas, como la del Poder Judicial".

"El TC decía que si había que introducir alguna modificación, no tenía que regularse en el Estatut, sino en la ley orgánica que correspondiera", señaló.

No obstante, tanto por lo que atañe a esta vía como a la reforma de la propia Constitución que considera "urgente y viable", Batet hizo esta advertencia: "Sin consensos no vamos a reformar nada, esta es una premisa fundamental". Pero la Ministra insistió en que ha llegado la hora de abordar la crisis territorial y, a su juicio, el lugar más indicado para hacerlo es la comisión que impulsó el PSOE en el Congreso para estudiar la reforma del modelo territorial.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, hizo parecidas reflexiones. Así, no ocultó que la Carta Magna de 1978 necesita ser actualizada, porque "hay toda una serie de derechos que tienen que ser reconocidos", pero es "evidente" que esas reformas precisan "el mismo consenso amplio" que permitió pactar la Constitución.

El soberanismo no recibió bien las consideraciones de Batet y Robles. La portavoz del PDeCAT, Maria Senserrich, reiteró que el "punto de partida" para negociar es "el 1 de octubre y el 21 de diciembre de 2017", y descartó volver a "cosas del 1978 o del 2006, de épocas pretéritas que ya no son la realidad del momento", en alusión tanto a la ley fundamental como al Estatut.

La portavoz del Govern, Elsa Artadi, lo dijo aún más claro. La reforma constitucional no es más que un " desiderátum del PSOE", no hay "una propuesta en sí" sobre "plazos y objetivos" para hacer cambios en la Carta Magna. Artadi también se refirió a otra opinión vertida por un miembro del Ejecutivo de Pedro Sánchez, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, pero aquí su tono fue más brusco. El independentismo se echó ayer encima del jefe de la diplomacia por haber advertido que en Cataluña se está "al borde de un enfrentamiento civil".

Artadi contestó: "No sé si no pasa el suficiente tiempo en Cataluña o tiene voluntad de dar una imagen exterior que no se corresponde con la realidad. Es muy sorprendente y esperamos que empiece a matizar, ya que son unas afirmaciones que no dejan de ser mentira".

El propio president, Joaquim Torra, vio en las palabras de Borrell "una irresponsabilidad inaudita" y la portavoz del PDeCAT las juzgó "aberrantes". C's y el PSC defendieron al ministro.

Entre tanto, en una entrevista desde la prisión de Estremera, el líder de ERC, Oriol Junqueras, presentó la elección que tiene Sánchez ante sí: "Puede arriesgar o quedarse en postureo progresista". Y le retó a no hacer "cambios superficiales como José Luis Rodríguez Zapatero", sino a ser "un estadista".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine