14 de junio de 2018
14.06.2018
La crisis del 'Aquarius'

El Gobierno pretende "un electroshock" en la UE con la acogida de los inmigrantes

El ministro de Interior italiano agradece el gesto de Pedro Sánchez y le insta a recibir más contingentes de rescatados "porque España tiene mayor margen que Italia"

14.06.2018 | 01:53
Un miembro de ´SOS Méditerranée´ atiende a uno de los inmigrantes del ´Aquarius´.

El Gobierno busca provocar "un electroshock político" en la Unión Europea con la acogida en España de los 629 rescatados por el buque Aquarius a los que les fue negada la posibilidad de atracar en un puerto italiano. Así lo explicó ayer el ministro de Exteriores, Josep Borrell, quien calificó la decisión de "llamada de atención simbólica ante un problema de extrema gravedad" y se mostró convencido de que la negativa italiana y la decisión española ocuparán buena parte de los debates de la próxima reunión del Consejo europeo, prevista para los días 28 y 29 de junio en Bruselas.

"Se va a poner sobre la mesa. Italia va a tener que explicar lo que ha hecho y España" también, comentó antes de apuntar que "a veces hay que sacudir un poco las cosas para que se muevan". Borrell resaltó que "Italia lleva mucho tiempo pidiendo ayuda" y que el problema que hoy afecta a Italia "mañana afecta a Grecia, o a España o a cualquiera", por lo que debe ser abordado en común y "no con política de avestruz. Ha llegado el momento de hablar en serio de inmigración", añadió.

La política inmigratoria de la Unión Europea se basa en dos pilares. Por una parte, el reglamento de Dublín, en el que se estipula que los demandantes de asilo deben hacerlo en el primer país de la UE al que accedan.

En un reparto de cuotas de reubicación, para descargar a los países frontera, que se estableció en 2015, con motivo de la gran oleada que rompió sobre Grecia, y que ha sido sistemáticamente incumplido. A España, por ejemplo, se le asignó la acogida de 9.323 personas y hasta ahora ha reubicado a 1.359.

Este hecho fue utilizado ayer con mordacidad por el ministro de Interior italiano, el liguista Matteo Salvini, quien, a la vez que agradecía el gesto español, incidió en que España goza de un mayor "margen" de acogida que Italia, ya que tiene 170.000 solicitantes de asilo, al haberse desplazado hace dos años la principal vía de entrada en la Unión Europea desde Grecia a Italia por el cierre de la ruta de los Balcanes.

Las críticas francesas a Italia por su rechazo al buque Aquarius, fletado por ONG galas, ha abierto una crisis diplomática entre los dos países.

El Gobierno italiano convocó ayer al embajador francés para que explique las acusaciones de "cinismo e irresponsabilidad" lanzadas el martes por el presidente Macron. Por su parte, Matteo Salvini se mostró partidario de anular la próxima cumbre entre Emmanuel Macron y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, si París no se disculpa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine