El secretario de Política Federal del PSOE, Patxi López, reafirmó ayer que el Gobierno central está dispuesto a dialogar para solucionar el problema de Cataluña, pero siempre que el presidente catalán, Joaquim Torra, tenga "también esa voluntad". Y ahí lo dejó: "Habrá que ver" . López insistió en una idea expresada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una entrevista publicada en el diario El País, en la que aseguró que en Cataluña hay "una crisis política que tiene que ser resuelta desde el ámbito político y no desde el judicial". Sánchez decreta también el fin de los tiempos en que el Gobierno "agravaba los problemas con Cataluña". Y eso, aunque la crisis política no se vaya a resolver "en un año ni en dos, ni en cinco ni seis", reconoce. No obstante, ve como "lo más razonable" el acercamiento de los presos soberanistas a cárceles catalanas y cree que en el "medio plazo" hay que abordar entre todas las fuerzas una reforma de la Constitución.

Por otra parte, el juez Llarena encara esta semana el final de la instrucción por el procés con la declaración del exconsejero encarcelado Joaquim Forn. El día que citó a Forn, Llarena anunció nuevas citaciones de seis testigos a petición del ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y del exconsejero Raül Romeva.