El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, presentó ayer la renuncia al cargo "con la conciencia bien tranquila" y seguro de su inocencia y la de su equipo en la corporación provincial valenciana. Detenido e investigado por malversación y prevaricación por las contrataciones de personal de confianza en una empresa pública, Jorge Rodríguez afirmó que se pudo "haber equivocado o metido la pata, pero nunca la mano".

Su continuidad como alcalde de Onteniente provocó ayer las exigencias de dimisión de Ciudadanos y del PP.