El exministro Íñigo de la Serna, que apoyó la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría, anunció ayer su retirada de la política y su paso al sector privado. Tras su victoria en el congreso del PP de hace una semana, Pablo Casado ofreció al extitular del Ministerio de Fomento una vocalía en el comité ejecutivo que De la Serna no quiso aceptar. La exvicepresidenta también lo ha rechazado.

"Punto y aparte a casi dos décadas de servicio público. Hoy es un día para dar las gracias a todos los que habéis estado ahí. Ha sido un gran honor. Gracias de corazón", se despidió el exministro en un tuit. Después, el delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, aportó una explicación. De la Serna deja la política porque "ha perdido el respaldo de sus compañeros como ya fue perdiendo el respaldo de los ciudadanos".

La presidenta del PP cántabro, María José Sáenz de Buruaga, lamentó la decisión, pues, a su juicio, no es un "lujo" que su partido "se pueda permitir".

Por su parte, Casado confió en que la decisión de De la Serna sea "temporal", porque es "una persona estupenda". En su despedida, el exministro y exalcalde de Santander empleó las palabras de Mariano Rajoy en su último discurso, un día antes de la elección de Pablo Casado: "Me aparto, pero no me voy".