Los afectados por el accidente del vuelo JK5022 de Spanair reclaman, una década después de aquel siniestro, el compromiso del Gobierno y los partidos políticos para que la "única" vía abierta que les queda, la comisión de investigación en el Congreso, no se cierre en falso.

Este ha sido el llamamiento realizado hoy por la presidenta de la Asociación de Afectados de este vuelo, Pilar Vera, durante el acto de homenaje en Madrid con motivo del décimo aniversario del accidente, en el que fallecieron 154 personas y otras 18 resultaron heridas.

Los familiares de las víctimas siguen trabajando para que una tragedia de este tipo, el mayor siniestro aéreo en los últimos treinta años en España, no vuelva a ocurrir. Con este objetivo, Vera ha pedido que los partidos políticos se "comprometan públicamente" para que la comisión de investigación parlamentaria "por esta vez, y por primera vez", sirva para aclarar lo ocurrido el 20 de agosto de hace diez años. La vía del juicio oral se cerró hace seis años y ahora esta es "casi la última opción que nos queda de todas las que hemos intentado una y otra vez", ha lamentado Vera.

La asociación confía en que el órgano parlamentario sirva para aclarar qué sucedió, pero Vera ya ha dicho "no confiar" en que pueda servir para "distribuir la responsabilidades" del siniestro: solo se trata de "un primer paso" para despejar las dudas que rodean a la "cadena de errores" que provocaron la tragedia. El propio sindicato de pilotos Sepla ha señalado que hay sin esclarecer algunos interrogantes que espera que se resuelvan en la comisión parlamentaria, porque considera que el error humano no es nunca la única causa de un accidente aéreo. En el acto de homenaje el ministro de Fomento ha reconocido que es "de justicia" esclarecer la verdad y se ha comprometido a trabajar "incansablemente" por la seguridad del transporte.