01 de septiembre de 2018
01.09.2018
La Opinión de A Coruña

El Gobierno advierte a los Franco de que las "amenazas" no frenarán la exhumación

Arranca el plazo de 15 días para que los herederos del dictador decidan el destino de los restos - La ministra Celaá fija el fin del proceso en torno a las Navidades

01.09.2018 | 01:32
Una pareja envuelta en una bandera de la España franquista agazapada ayer en el Valle de los Caídos.

El Gobierno puso ayer en marcha el proceso para la exhumación del Valle de los Caídos de los restos del general Franco con la incoación del expediente prevista en el decreto ley aprobado la pasada semana.

En rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, advirtió a los familiares del militar golpista que sus "amenazas no van a cambiar en nada la determinación del Gobierno", porque "no puede haber ningún mausoleo para un dictador en un sistema democrático" y ya se ha tardado "bastante" en reparar esa anomalía.

La incoación supone que, en primer lugar, se notifique a los seis nietos del general que se va a proceder a la exhumación -diligencia que estaba previsto consumar ayer-, a fin de que puedan presentar alegaciones. Para ello, dispondrán de 15 días a partir del momento en el que se den por notificados. La familia también deberá indicar en ese plazo el destino que desea dar a los restos y, en caso de no hacerlo, será el Gobierno quien lo determine.

Celaá estimó que el procedimiento estará finalizado "para Navidades" e informó que se ha nombrado una instructora para el mismo, la subsecretaria de Justicia, Cristina Latorre Sancho. Sobre la idea de convertir el Valle en un cementerio civil, avanzada esta semana por el presidente Sánchez, Celaá precisó que esa intención del Gobierno "puede ser contrastada" con el resto de fuerzas parlamentarias, ya que el decreto, una vez convalidado en el Parlamento, "va a ser tramitado como proyecto de ley" y los grupos podrán enmendarlo.

La decisión del Gobierno de poner en marcha el proceso de exhumación ha suscitado la protesta del llamado Movimiento por España, que había convocado para las 20.00 horas de ayer una vigilia en la explanada del Valle de los Caídos. Sin embargo, la concentración no ha sido autorizada por el abad de la congregación benedictina que administra el mausoleo, por considerar que es un lugar "sagrado" reservado a la "oración, el culto y el recogimiento".

La oposición a la exhumación también se ha plasmado en un manifiesto suscrito por más de 200 políticos e historiadores el pasado marzo contra la reforma de la ley de Memoria Histórica que proponía el PSOE. El manifiesto, colgado ayer por la Fundación Franco en su página web, suma casi 19.000 firmas de apoyo.

Entre los firmantes figuran el historiador Stanley Payne, los políticos Jaime Mayor Oreja, Joaquín Leguina, María San Gil, Alberto Ruiz-Gallardón, Ignacio Camuñas, Alejo Vidal Cuadras y Santiago Abascal, el bisnieto del dictador Luis Alfonso de Borbón, el militar Santiago Milans de Bosch, el catedrático Francisco Sosa Wagner, el sociólogo Amando de Miguel, el exbanquero Mario Conde, el exembajador en el Vaticano Francisco Vázquez o el eurodiputado Javier Nart.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook