01 de septiembre de 2018
01.09.2018
La Opinión de A Coruña

La tensión por los lazos en Cataluña reaviva la amenaza de aplicar otro 155

Sánchez afea a Torra que se dirija a "una minoría mayoritaria" y pide un diálogo entre catalanes como solución a la "crisis de convivencia"

01.09.2018 | 01:32
Lazos amarillos en el entorno del Museo Guggenheim de Bilbao.

"El artículo 155 no ha sido objeto de debate por este Gobierno en ningún momento", aseguró ayer la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, horas después de que el presidente de la Generalitat Joaquim Torra, se quejara de que Pedro Sánchez "amenazara" la víspera con aplicar de nuevo el precepto constitucional. En respuesta a la clara advertencia que el presidente del Gobierno lanzó el jueves desde Colombia, Torra afirmó que él solo debe "obediencia al pueblo de Cataluña".

La tensión por la guerra de los lazos ha acabado por despertar la amenaza de otro 155. El Partido Popular podría forzar su aprobación con la mayoría absoluta de que dispone en el Senado, "si los independentistas siguen por la ilegalidad y el Gobierno no pone orden en Cataluña", advirtió Pablo Casado. El líder del PP se quejó de las formas de Sánchez: "Insinúa aplicar el artículo 155 sin hablar con el único partido de España que puede tener los votos para que se aplique, que es el PP".

La noche del jueves, en Bogotá, el jefe del Ejecutivo advirtió: "Torra sabe perfectamente cuál es el camino que depararía volver al unilateralismo, a la quiebra de la legalidad, al desacato. El Gobierno tiene claros los límites". Pero Sánchez, aún de gira por Latinoamérica, quiso suavizar ayer su aviso, en un intento de volver al clima de deshielo previo al estallido de la guerra de los lazos, aunque dejando claro de nuevo a Torra en qué marco debe darse el diálogo. La "primera responsabilidad" del president es garantizar la convivencia en su comunidad, dijo Sánchez. Y reiteró la oferta de negociar con la Generalitat, pero dentro del marco constitucional. Antes "Cataluña tiene que hablar con Cataluña" para solucionar su "crisis de convivencia". Sánchez reprochó a Torra que solo se dirija a "una minoría mayoritaria" de los catalanes y no a todos. Celaá reiteró las ideas y advertencias del Presidente, aunque primero negó que un nuevo 155 esté sobre la mesa. Uno: el Gobierno no aceptará la celebración de un referéndum independentista. Y dos: el Ejecutivo "sabe perfectamente cuáles son los límites de la ley, (...) no nos va a embaucar nadie".

Quim Torra insistió en un mensaje en redes sociales : "Querido presidente Sánchez, creía haber entendido que a un problema político íbamos a buscarle una solución política. Por nuestra parte, siempre nos encontrarás en la vía de la obediencia al pueblo de Cataluña, el diálogo, la convivencia y la no violencia. Un abrazo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook