El expresidente Rajoy dejará de ejercer como registrador en Santa Pola, plaza a la que regresó tras prosperar la moción de censura contra él y abandonar la política, para desarrollar el mismo cometido en Madrid. El Boletín Oficial del Estado confirmaba ayer el nuevo destino del antiguo jefe del Ejecutivo, al publicar la resolución por la que se le adjudica la plaza en el registro mercantil número cinco de la capital.

Mariano Rajoy se incorporó a su puesto de registrador en Santa Pola (Alicante) el 20 de junio, cinco días después de renunciar a su escaño en el Congreso. El expresidente consiguió ahora una plaza vacante en el registro mercantil número cinco de Madrid, ubicado en el número 44 del Paseo de la Castellana, según la resolución del concurso ordinario convocado en julio.

En el mismo concurso, su hermana, Mercedes Rajoy Brey, consiguió también el traslado a Madrid, en concreto al registro número 54 de la capital, una plaza que ocupará tras dejar la que tenía anteriormente en Getafe. Rajoy ocupa el tercer lugar en el listado de 46 traslados publicados ayer en el BOE al ocupar el puesto número 37 en el escalafón de registradores, en el que pertenece a la primera categoría al igual que su hermana, que tiene el número 112 y aparece en quinto lugar.

También cambiará de destino un colaborador muy cercano del expresidente, el que fuera su jefe de gabinete Jorge Moragas. El hasta ahora embajador permanente de España ante la ONU será el nuevo embajador en Filipinas, según figura en la referencia del Consejo de Ministros.

El ministro de Exteriores, José Borrell, anunció en julio su intención de proceder a un cambio en la embajada en Washington, relevando en el cargo a Pedro Morenés, y también, "como es lógico", a Jorge Moragas. A primeros de septiembre, el Consejo de Ministros relevó a Morenés, exministro de Defensa de Rajoy, nombrando a Santiago Cabanas embajador en Washington, y ayer le tocó el turno a Moragas quien pese a su deseo manifiesto de seguir en la ONU se irá a Filipinas.