24 de septiembre de 2018
24.09.2018
La Opinión de A Coruña
Sondeo Prensa Ibérica / 'El Independiente' / y 4

El PSOE, el partido más votado, aumenta la distancia con el PP pese a perder apoyo

Ciudadanos y PSOE intercambian votantes mientras otros pasan del voto socialista a la abstención

24.09.2018 | 00:43
El PSOE, el partido más votado, aumenta la distancia con el PP pese a perder apoyo

Los socialistas rentabilizan su llegada a la Moncloa. Los populares resisten como segunda fuerza política, pero Ciudadanos, la formación que más crece, les pisa los talones a menos de un punto de distancia. La formación de Rivera 'roba' a Casado un 20% de los votantes conservadores de 2016, mientras el nuevo líder popular obtiene peores valores que Rajoy en su momento más bajo. Unidos Podemos logra detener su caída y se consolida como cuarta formación en intención de voto

El PSOE se mantendría como el partido más votado si se celebrasen elecciones en este momento y aumentaría su ventaja respecto al Partido Popular, que resiste como segunda fuerza, aunque con menos de un punto de ventaja sobre Ciudadanos, la formación política que más sube, por delante de Podemos, según el sondeo realizado por DYM Politics para Prensa Ibérica, grupo editor de este periódico, y El Independiente.

El Partido Socialista se consolida como la fuerza con más voto estimado y con mayor intención de voto declarado, pese a registrar una pérdida mínima de apoyos electorales desde el pasado mes de junio, cuando Pedro Sánchez llegaba a la Moncloa tras vencer en la moción de censura a Mariano Rajoy. La candidatura socialista lograría un 26,5% de los votos, lo que supone un ligero retroceso de seis décimas respecto a la encuesta de junio, pero una subida de 3,8 puntos respecto al resultado que cosecharon los socialistas en las urnas en las elecciones generales de 2016. El partido del Gobierno consigue aumentar su ventaja sobre los populares, a los que ahora sacan 3,1 puntos, una diferencia que en junio pasado era de 2,2 puntos.

El nuevo PP de Pablo Casado resiste como el segundo partido más votado, con el 23,4% de los sufragios, pero continúa perdiendo simpatizantes. Baja 1,5 puntos respecto al sondeo de junio y nada menos que 9,6 puntos en comparación con el escrutinio en las elecciones generales celebradas en junio de 2016. Es decir, mientras los socialistas rentabilizan su llegada a la Moncloa, los populares no consiguen ilusionar al electorado tras el relevo del anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sustituido por Pablo Casado. Ciudadanos, por su parte, mantiene su tendencia al alza y recorta distancias con el PP de Casado, para situarse como tercer partido de España con el 22,7% de los apoyos, a solo siete décimas de los populares.

Es decir, en los tres meses transcurridos desde la moción de censura que desalojó a Rajoy de la Moncloa el partido de Albert Rivera ha recortado su desventaja con los populares en 3,6 puntos. Y la comparación todavía resulta más llamativa si se toman como referencia las generales de 2016, ya que entonces el partido naranja estaba muy por detrás.

Unidos Podemos, al igual que ocurre con Ciudadanos, también avanza. La coalición liderada por Pablo Iglesias obtendría a día de hoy el 16,2% de los votos y conseguiría invertir la tendencia a la baja que reflejó el sondeo del pasado mes de junio, cuando había bajado 6,5 puntos. Ahora sube algo más de punto y medio y se consolida como cuarta formación en intención de voto.

La intención de voto declarada por los encuestados permite analizar el flujo de apoyos por parte del electorado español. El Partido Socialista mantiene la tasa de fidelidad de voto más alta entre las principales formaciones políticas del país. El PSOE pierde algunos votantes, que se dirigen hacia Ciudadanos o bien optan por la abstención, pero a la vez consigue captar voto de Unidos Podemos y de Ciudadanos. El PP, en cambio, es el partido con la tasa de fidelidad de voto más baja. Los populares quedaron muy afectados por la fuga del 20% de su electorado en las generales de 2016 hacia Ciudadanos, un porcentaje que contrasta con la casi nula marcha de votantes de Ciudadanos a las filas del Partido Popular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook