01 de octubre de 2018
01.10.2018
La Opinión de A Coruña

Las cargas de los Mossos en Barcelona amplían la brecha entre el Govern y la CUP

La CUP exige que dimita el consejero de Interior - Torra elogia el "acto de desobediencia" del 1-O, que cumple hoy un año

01.10.2018 | 01:01
Las cargas de los Mossos en Barcelona amplían la brecha entre el Govern y la CUP

Las cargas policiales de los Mossos d'Esquadra amplían la brecha entre el Govern y la CUP, que exige la dimisión del consejero de Interior, Miquel Buch, por la actuación de los agentes autonómicos, que el sábado cargaron contra los independentistas para proteger una manifestación de policías y guardias civiles que juzgaban una "provocación" a dos días del primer aniversario del 1-O. La CUP considera la acción policial "violenta e inaceptable" y piden explicaciones también al presidente catalán, Joaquim Torra.

Ya el sábado los comités de defensa de la república (CDR), convocantes de la contramanifestación independentista, exigieron la dimisión de Buch y del propio Torra, a los que tildaron de "traidores" y amenazaron sin tapujos: "Lo pagaréis".

Pero Torra se niega a forzar la renuncia de Buch -aunque le ha encargado que "analice" si las cargas se ciñeron a los "protocolos"- y el Consejero le devolvió la pelota a la CUP pidiéndole que "aclare si opta por la vía de la violencia". Buch advirtió que "gente con estelades pegando a otros (de distinta ideología), eso no nos lo podemos permitir".

Torra volvió ayer al colegio donde votó, hará hoy un año, y elogió el "acto de desobediencia" no "violento" del 1-O y su "espíritu" para "consolidar la victoria" y conseguir la "república catalana", una jornada que calificó como el "día de la victoria".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook