13 de octubre de 2018
13.10.2018
Día de la Fiesta Nacional

Sánchez, recibido con abucheos en su primera Fiesta Nacional como presidente

"No voy a ser menos que Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero", afirma el jefe del Ejecutivo en respuesta a los gritos contra su presencia en el desfile

13.10.2018 | 01:46
El Rey y Pedro Sánchez se saludan antes del comienzo del desfile militar.

Pedro Sánchez fue acogido con abucheos en el primer desfile militar del 12 de octubre al que asiste como presidente del Gobierno. Además de insultos como "okupa" o "traidor", el jefe del Ejecutivo fue destinatario -tanto a su llegada, después de escucharse el himno nacional, como al irse cuando terminó el acto- de gritos que lo instaban a convocar elecciones generales.

Los Reyes presidieron el desfile junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía. La parada militar del Día de la Fiesta Nacional -en la que participaron unos 4.000 soldados de los tres ejércitos, 152 vehículos, y, por vez primera, efectivos de Salvamento Marítimo y Protección Civil- quedó deslucida por el mal tiempo, que obligó a suspender la práctica totalidad de los sobrevuelos de aviones previstos.

En la ceremonia, la princesa Leonor se situó por primera vez a la derecha de su padre, el Rey, en un gesto con el que se pretende hacer visible su condición de heredera de la Corona.

Desde una hora antes del inicio del desfile, las autoridades fueron ocupando sus sitios en la tribuna principal para el seguimiento del desfile, en la plaza de Lima de Madrid.

El presidente del Gobierno llegó unos minutos antes de que lo hicieran los Reyes. Al descender Pedro Sánchez de su vehículo oficial se escucharon los primeros silbidos, abucheos, gritos de "fuera, fuera" e, incluso, algún insulto. La Familia Real, en cambio, fue recibida con aplausos y gritos de vivas al Rey, quien para el acto de ayer lucía el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra.

Pedro Sánchez quiso después restar importancia a los abucheos. "No voy a ser menos que González y Zapatero", comentó en una conversación informal con periodistas durante la recepción posterior en el Palacio Real, en alusión a los expresidentes socialistas Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Este último fue increpado en el desfile militar dos años consecutivos, en 2009 y 2010, lo que llevó a su Ejecutivo a intentar, sin éxito, el pacto de un protocolo contra los abucheos.

El presidente del PP, Pablo Casado, se mostró ayer crítico y a la vez comprensivo con quienes arremetieron contra el jefe del Ejecutivo. Al líder de los populares le desagrada "que se abuchee a las instituciones", pero cree que se debe a que "la gente está muy cabreada". Los "gritos de rabia" escuchados durante el desfile recuerdan, apunta Casado, a los que recibía el expresidente Rodríguez Zapatero en su cuarto y quinto año de mandato, algo que atribuye a que "la situación es parecida".

Al término del desfile se escucharon de nuevo vivas al Rey. Después de que la Familia Real abandonara la plaza se recrudecieron los abucheos a Sánchez y se escucharon otra vez gritos reclamando la convocatoria de elecciones.

Gran parte de quienes presenciaron el desfile portaban banderas españolas. En la fachada de un edificio situado detrás de la tribuna de los Reyes, junto a la enseña nacional aparecía colgada una pancarta en la que se leía Cataluña, siempre España.

Con motivo del 175 aniversario de la enseña nacional, durante la parada militar, se incorporaron seis banderas de época, representativas de diferentes momentos históricos de la monarquía española.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook