06 de noviembre de 2018
06.11.2018
La Opinión de A Coruña

Cospedal abandona la dirección del PP al saberse que quiso extorsionar a Rubalcaba

El excomisario Villarejo ofreció a la entonces secretaria general del Partido Popular espiar al hermano del exministro para frenar la investigación de 'Gürtel'

06.11.2018 | 01:54

Dolores de Cospedal anunció ayer su salida de la dirección del Partido Popular -PP-. Fue tras una nueva revelación de sus contactos con el excomisario Villarejo, quien en julio de 2009 le ofreció seguir al hermano del entonces ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, para obtener información con la que pretendían frenar la investigación del caso Gürtel. PSOE, Podemos y Ciudadanos coincidieron en reclamar a Cospedal que abandone su escaño en el Congreso.

La conocida ayer era una nueva entrega de la grabación del encuentro que Dolores de Cospedal, su marido Ignacio López del Hierro y Villarejo mantuvieron en el despacho de la sede del PP de la entonces secretaria general del partido, el 21 de julio de 2009.

El "punto débil" de Rubalcaba

En una decena de fragmentos, que suman menos de diez minutos de grabación, se escucha al excomisario, ahora en prisión, relatar a sus interlocutores detalles de la vida privada de Alejandro Pérez Rubalcaba, "el punto débil" del exministro, que está "muy preocupado", dice Villarejo, por la "vida disoluta" de su hermano. "¿Y tú crees que será fácil probar bien lo del hermano de Rubalcaba y Método 3?", pregunta el marido de Cospedal, en alusión a la relación del hermano del ministro con la propietaria de la agencia de investigación de Barcelona, que estaba en el centro de las escuchas del PP madrileño en la época de Esperanza Aguirre.

Villarejo asegura que la dueña de Método 3 utiliza al hermano del titular de Interior para todo tipo de favores, "como si fuera Juan Guerra", lo que inquieta a Rubalcaba y lo convierte en un objetivo para frenar la investigación de Gürtel que, a su juicio, alentaba el ministro.

La semana pasada se conocieron otros fragmentos de grabaciones de conversaciones que habrían tenido lugar en el despacho de Cospedal en la planta séptima de la sede del partido en la calle Génova de Madrid. En esos audios se escucha al marido de Cospedal proponer al excomisario que elabore un dossier sobre Javier Arenas y la Fundación de Estudios Europeos.

Esas revelaciones no tuvieron el efecto de la de ayer, que llevó a Cospedal a anunciar su abandono de la vocalía de libre designación que ocupa en la dirección que encabeza Pablo Casado, un puesto que -excepto Soraya Sáenz de Santamaría, que renunció a él- tienen quienes concurrieron en el proceso para designar al sucesor de Mariano Rajoy.

La exsecretaria general justificó su dimisión como medida preventiva para evitar perjuicios al partido, según el comunicado que hizo público. La también exministra defiende sus contactos y encargos a Villarejo. "Siempre lo hice pensando y sigo pensando que era mi obligación como secretaria general", afirma Dolores de Cospedal, quien justifica estas reuniones en su intención de "tener toda la información posible acerca de los hechos que pudieran perjudicar" al partido. Su "lucha contra la corrupción" que pudiera afectar al PP "ha sido siempre una prioridad" en su cometido orgánico, afirma.

Renuncia al escaño

Los populares se apuraron a buscar un efecto ejemplarizante en la renuncia de Cospedal a seguir en la dirección del partido. Su sustituto en la secretaría general Teodoro García Egea, reclamó a la ministra de Justicia Dolores Delgado, que siga el camino de Cospedal y con la "misma rapidez" abandone el Consejo de Ministros.

Sin embargo, María Dolores de Cospedal continúa siendo diputada y presidenta de la Comisión de Exteriores en el Congreso, razón por la que tanto PSOEy Podemos como Ciudadanos reclamaron ayer su renuncia al escaño, a lo que el PP replicó que esa dimisión es "un asunto personal" de la que fuera la mujer con más poder orgánico en el partido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook