18 de noviembre de 2018
18.11.2018
La Opinión de A Coruña

Sánchez presentará los presupuestos solo si tiene garantizados los apoyos para aprobarlos

El presidente pone diciembre como límite para desbloquear las cuentas y dice que, sin respaldo, sacará por decreto las principales medidas

18.11.2018 | 00:49
Pedro Sánchez, en la Cumbre Iberoamericana.

El Gobierno prepara ya un escenario alternativo al de la aprobación de los presupuestos ante el rechazo del independentismo catalán a negociar las cuentas mientras los líderes procesados por la intentona secesionista sigan en la cárcel. A pesar de sus reiterados compromisos de presentar la los números antes de que concluya el año, el presidente Sánchez reconocía en la ciudad guatemalteca de Antigua, donde participó en la XXVI Cumbre Iberoamericana, que no habrá proyecto presupuestario si carece de los apoyos que garanticen su aprobación.

El Ejecutivo "no va a marear a los españoles", afirmaba Sánchez para entrar de nuevo a explicar que, en ausencia de presupuesto para 2019, procederá a trocear el proyecto para tratar de sacar adelante a través de decretos ley las grandes medidas ya anunciadas. Lo que Sánchez denomina "reconstruir el estado del bienestar" consistirá en "la recuperación de los derechos por parte de quienes más han sufrido la crisis", lo que incluye, entre otros asuntos, el incremento de las pensiones y del salario mínimo. Todo ello requerirá también apoyos parlamentarios de los que ahora carecen los socialistas, pero Sánchez considera que algunos de los grupos que contribuyeron a auparlo hasta la Presidencia del Gobierno tendrán difícil rechazar esas medidas presentadas sin el acompañamiento del resto de los presupuestos. El presidente Sánchez anticipa un escenario de resistencia, pero en ningún caso un anticipo de elecciones si no hay presupuestos.

Por el momento, el Ejecutivo apura las últimas posibilidades de negociación. El jefe del Ejecutivo pone diciembre como tope para que fructifiquen, porque "lo que no vamos a hacer es esperar a abril, como hizo el anterior Gobierno". El 21 de diciembre, cuando Sánchez se encontrará con el presidente Torra aprovechando la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona, sería la fecha límite para saber si hay o no nuevos presupuestos.

En un intento de acercamiento a ERC, los socialistas han respaldado cinco proposiciones no de ley presentadas por los republicanos en materia energética que estaban en el cajón desde el 21 de febrero de 2017. Sánchez, además, eludió en la última sesión de control al Gobierno una confrontación directa con el portavoz de ERC, quien criticó con dureza la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Pero el tiempo se acaba y desde el Ejecutivo se multiplicaban los llamamientos para allanar el terreno. Podemos observa con preocupación la posibilidad de que los presupuestos pactados con el Gobierno, de los que intenta capitalizar algunas de las medidas más llamativas, se frustren por falta de más apoyos parlamentarios. El proyecto presupuestario peligra por el "tacticismo político" de los independentistas y del PSOE, reprochaba ayer el secretario de Organización de la formación morada, Pablo Echenique. Podemos considera que la única alternativa a la falta de presupuestos es la convocatoria de elecciones. En ello coincide con el PP y con Ciudadanos. Los populares están ya preparados para un anticipo electoral, inevitable si el Gobierno no consigue sacar adelante las cuentas, según afirmaba ayer la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, reclamaba por su parte a Pedro Sánchez que "deje de marear" con los presupuestos y "ponga las urnas" porque el escenario político parece "el camarote de los hermanos Marx"

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook