21 de noviembre de 2018
21.11.2018
La Opinión de A Coruña

Marchena renuncia al CGPJ por el mensaje de Cosidó y abre una crisis institucional

Sánchez exige al Partido Popular que mantenga el pacto para renovar el poder judicial, cuya ruptura los populares justifican "por respeto a los jueces"

21.11.2018 | 01:42
Cosidó interviene ayer en el Senado en la sesión de control al Gobierno.

El acuerdo para renovar el Consejo General del Poder Judicial -CGPJ-, el único pacto institucional alcanzado por el PSOE y el Partido Popular -PP- desde que los socialistas desbancaron a los populares del Gobierno, saltó ayer por los aires al renunciar el magistrado Manuel Marchena a encabezar el nuevo órgano.

El anuncio de Marchena, quien seguirá al frente de la Sala del Tribunal Supremo -TS- que juzgará a los procesados por la intentona secesionista catalana, se produce después de que trascendiera un mensaje del portavoz del PP en el Senado Ignacio Cosidó, en un chat de los senadores populares en el que, frente al malestar de algunos compañeros, defendía los términos del acuerdo con el PSOE porque permitiría al PP controlar dicha Sala "por detrás".

Pese a las críticas desde instancias políticas y judiciales contra el acuerdo del PP y el PSOE para las sustitución de los miembros del CGPJ, que incluía la designación del presidente en una clara invasión de las atribuciones de los vocales, Marchena, considerado de talante conservador, aparecía ya como el virtual sustituto de Carlos Lesmes -en sus horas más bajas por el cambio de criterio del Supremo sobre los gastos hipotecarios- en la presidencia del Consejo.

Reparto de culpas

Sin embargo, después de que el lunes trascendieran los comentarios de Cosidó, el magistrado notificó su renuncia en un carta en las que hace constar que "jamás he concebido el ejercicio de la función jurisdiccional como un instrumento al servicio de una u otra opción política para controlar el desenlace de un proceso penal". Marchena defiende en su escrito una trayectoria profesional que considera marcada por su independencia.

Para los socialistas hay una relación directa entre el mensaje de Cosidó y la renuncia del magistrado. Por ello el presidente Sánchez reclamó ayer a los populares que mantuvieran su pacto y exigió la renuncia de su portavoz en el Senado. En la sesión de control de la Cámara Alta al Gobierno, Sánchez criticó "el sentido patrimonialista" de la justicia que tiene el PP, culpó a Cosidó por "haber ofendido gravemente la honorabilidad de un juez intachable" y de "dañar el crédito general" de la justicia "subordinándola a los intereses de su partido".

Los populares responsabilizan al Gobierno de las filtraciones sobre el CGPJ y justifican la ruptura por "respeto a los jueces" y por el "fortalecimiento de las instituciones", afirmaba su líder Pablo Casado.

Para el Partido Popular, la ministra de Justicia Dolores Delgado, negociadora del pacto con su antecesor en el cargo Rafael Catalá, ya no es una interlocutora válida.

La elección del Congreso

La renovación del órgano de gobierno de los jueces debería completarse antes del próximo 4 de diciembre, con diez vocales elegidos por el Congreso de los Diputados y un número similar seleccionado por el Senado.

Del total de miembros, ocho salen del Parlamento -la Cámara Baja tenía previsto designar mañana los suyos- en calidad de juristas de prestigio y el resto se seleccionan mediante una propuesta de los profesionales de la justicia.

El suceso acaecido con el juez Marchena aviva el debate en torno a la forma de elección que existe actualmente, una fórmula de la que Ciudadanos se desvinculó al rechazar sumarse al pacto entre los populares y los socialistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas