23 de noviembre de 2018
23.11.2018
La Opinión de A Coruña

Rivera acusa a Sánchez de "sentirse cómodo con los que escupen a España"

Ciudadanos y el Partido Popular reprochan al jefe del Ejecutivo que no defienda a Borrell - Los de Rivera discrepan de Pastor por equiparar "fascista" y "golpista"

23.11.2018 | 02:21
Rufián pasa delante del escaño de Borrell en la sesión del miércoles en el Congreso.

El presidente catalán Joaquim Torra, aseguró ayer que no entra en sus previsiones convocar elecciones anticipadas en respuesta a una eventual sentencia condenatoria en el juicio del procés.

"Sería irresponsable convocar elecciones, no me lo he planteado nunca, ni en este momento ni cuando haya las sentencias del Supremo. Pienso que la solución no pasa por unas elecciones, sino por cumplir el mandato que tenemos", aseguró.

Con todo, Torra repitió que no aceptará sentencias que no sean absolutorias, aunque no precisó en qué puede traducirse su rechazo de una sentencia adversa para el soberanismo. Torra prevé que la sociedad catalana sabrá reaccionar ante el momento trascendental y lo afrontará como "un reto parecido" al del 1-O.

Ciudadanos -C's- y el Partido Popular -PP- se valieron ayer de la monumental bronca de la víspera en el Congreso para redoblar sus ataques al Gobierno. Y coincidiendo, además, en los argumentos. Albert Rivera acusó a Pedro Sánchez de apoyarse en los que "escupen a España" y Pablo Casado le echó en cara su "condescendencia" con "socios" como Gabriel Rufián -ERC-, que fue expulsado de la Cámara tras su enfrentamiento con el ministro Josep Borrell.

Aparte, C's y el PP coincidieron en reprochar a los socialistas que no defendieran de Borrell cuando el diputado de Esquerra Jordi Salvador, al pasar ante su escaño, supuestamente le escupió. Un incidente que el aludido volvió a negar y que el diario de sesiones no recoge como tal, salvo por los "¡eh!, ¡eh!" con que Borrell reaccionó al ademán de Salvador de girarse hacia su escaño cuando pasaba delante de él y su advertencia de que el Congreso "es el lugar donde se argumenta con la palabra, no el lugar donde se escupe a los diputados".

"Me sorprende que Sánchez no proteja a su ministro, que ha puesto al independentismo contra las cuerdas. Por primera vez un ministro del Gobierno le hace frente, y eso a Sánchez parece que no le gusta demasiado", se quejó Martínez-Maíllo -PP-. Antes Casado había considerado "lamentable" que Sánchez "dependa de socios como Rufián".

De su lado, Albert Rivera criticó al PSOE por "minimizar" la denuncia de Borrell y concluyó que los socialistas se sienten "más cómodos con los que escupen a España" que con quienes aplauden al Ministro. "Me da vergüenza ver cómo, en lugar de defender a Borrell, algunos de sus compañeros decían que no había sido para tanto, le han dejado colgado. No tienen límites", dijo Rivera.

Rivera, además, discrepó de la decisión de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, de retirar del diario de sesiones las palabras "golpista" y "fascista", porque "es un error equiparar" ambos términos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook