23 de noviembre de 2018
23.11.2018
La Opinión de A Coruña

Sánchez inicia una visita exprés a Cuba sin reunión con la disidencia

"No queremos ponernos medallas", dice Moncloa - El jefe del Ejecutivo se entrevistará con Díaz-Canel, pero no con Castro

23.11.2018 | 02:21
Niños cubanos juegan al fútbol con camisetas del Barça y el Real Madrid.

Pedro Sánchez inició ayer la primera visita a Cuba de un presidente del Gobierno en 32 años. El último en hacerlo fue Felipe González en 1986. El jefe del Ejecutivo estará en la isla apenas 24 horas y no se reunirá con representantes de la disidencia interna, aunque sí con empresarios y periodistas independientes. Anoche, al cierre de esta edición, estaba anunciado un encuentro con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel. Sin embargo, no figura en la agenda una reunión con Raúl Castro, que aún está a los mandos del Ejército.

Sánchez es el primer gobernante europeo que viaja a La Habana desde que Díaz-Canel es presidente. El viaje lo acordaron ambos líderes en septiembre, cuando se vieron en el marco de la Asamblea General de la ONU.

Con el presidente del Gobierno viajan los ministros de Exteriores e Industria Josep Borrell y Reyes Maroto. Borrell celebrará consultas políticas con su homólogo Bruno Rodríguez, hoy por la mañaña, y ya al final de la visita el jefe del Ejecutivo comparecerá ante los medios. El viaje tiene un marcado acento cultural y empresarial, con encuentros con artistas, intelectuales y cuentapropistas, pero no con miembros de la disidencia, lo que ayer motivó las críticas de los partidos del centro-derecha, Ciudadanos y el Partido Popular.

"Queremos conocer la realidad cubana, no ponernos medallas", se justifican fuentes gubernamentales, que recuerdan que ninguno de los líderes europeos que han viajado a la isla en los últimos años, ni el Papa ni la alta representante de la Unión Europea Federica Mogherini, ni tampoco los dos ministros de Exteriores del Partido Popular Alfonso Dastis y José Manuel García Margallo, se reunieron con la disidencia. Sí lo hizo, en cambio, el expresidente estadounidense Barack Obama.

Así las cosas, Albert Rivera -Ciudadanos- afeó a Sánchez su "cobardía" por no defender los derechos humanos en Cuba reuniéndose con la oposición e "incumplir" sus obligaciones diplomáticas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook