Los terroristas que integraban la célula de Ripoll (Gerona) y que perpetraron los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) de agosto de 2017 consultaron hasta 17 veces datos de "bases militares" de Zaragoza y Barbastro (Huesca) y hasta 10 veces información sobre el Museo del Ejército, en el Alcázar de Toledo.

Según nuevos dato del sumario de los atentados del 17-A, que ayer publicó El Periódico, las consultas "forman parte de las que hizo el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty de cara a posibles objetivos para sus atentados, y que guardó en un disco duro recuperado por los Mossos d'Esquadra entre las ruinas del chalet de Alcanar", donde preparaban sus explosivos.