27 de noviembre de 2018
27.11.2018
La Opinión de A Coruña

La Fiscalía rechaza la recusación del juez Marchena por el mensaje de Cosidó

El portavoz del PP en el Senado se disculpa por el 'whatsApp', pero su partido insiste en culpar a la ministra Delgado de la ruptura del pacto judicial

27.11.2018 | 01:35
Marchena habla con la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.

La Fiscalía ha registrado ante el Tribunal Supremo un escrito en el que solicita que se rechace la recusación del presidente de la Sala Segunda Manuel Marchena, que reclaman los dirigentes soberanistas presos Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez, Josep Tull y Jordi Turull para apartar al magistrado del juicio del procés que empieza en enero.

En el escrito, la Fiscalía afirma que "el incidente de recusación es extremadamente parco en argumentos" y pretende apartar a Marchena basándose en una supuesta vinculación con el Partido Popular -PP- "sin ningún dato objetivo sobre la conducta o disposición del magistrado que permita fundar alguna sospecha". El objetivo de este incidente, según la Fiscalía, es "alterar la composición del tribunal legalmente constituido y conseguir un tribunal a la carta para este proceso penal, con el propósito de retrasar la celebración del juicio oral".

Los líderes soberanistas solicitaron la recusación del juez después de conocerse un mensaje de whatsApp que el portavoz popular en el Senado, Ignacio Cosidó, envió al resto de los senadores del partido afirmando que designar a Marchena como presidente del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial -CGPJ- les permitiría controlar la Sala Segunda "desde detrás".

Marchena renunció al nombramiento tras hacerse público el mensaje de Cosidó, reivindicando su independencia y, después, el Partido Popular rompió el pacto que había sellado con el PSOE para renovar el Poder Judicial, culpando al partido de Pedro Sánchez de su implosión por haber filtrado el nombre del candidato elegido: Marchena.

Pero, en su escrito, que firman Fidel Cadena y Consuelo Madrigal, la Fiscalía argumenta que "no puede hacerse depender del albur de un tercero que expresa o da publicidad a su propia opinión y expectativas individuales que constituyen no un hecho sino un juicio de inferencia, la facultad de sustituir ad libitum'la composición de un tribunal".

Y sentencia: "Nada puede ser reprochado al comportamiento del juez cuya recusación se promueve", sobre quien no pesa, añaden los fiscales, ninguna "sombra de culpa".

Cosidó se disculpó ayer ante el comité de dirección del PP por el polémico whatsApp, pero aun considerando que el mensaje no fue adecuado, el PP insistió en que no fue la causa de que se rompiera el acuerdo con el PSOE para renovar el Poder Judicial. "Ha habido un interés específico por boicotear esta negociación y lo han conseguido. La ministra -de Justicia, Dolores Delgado- lo ha conseguido", dijo el vicesecretario de Organización popular, Javier Maroto.

El PP mira al futuro

Maroto explicó que Cosidó acudió al comité de dirección del Partido Popular y "reiteró" sus disculpas por haber enviado ese texto a los teléfonos de los senadores.

La de ayer fue la primera reunión del comité de dirección de los populares desde que el pacto judicial con el PSOE saltó en pedazos, la semana pasada, y el portavoz del Senado participó en ella con "normalidad", según Maroto. El vicesecretario de Organización del Partido Popular afirmó que la formación "mira al futuro" y trabaja ahora por cambiar el sistema de renovación del Consejo General del Poder Judicial para que no se repita lo ocurrido.

"El PP no está dispuesto a retomar en ningún caso una renovación del CGPJ en los términos en que estaba planteado", añadió Maroto. Tras la ruptura del pacto con el PSOE, los populares lanzaron la propuesta de que 12 de los 20 vocales del Poder Judicial sean elegidos por los jueces, idea que no había expuesto hasta ahora y que Ciudadanos defiende desde hace años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook