01 de diciembre de 2018
01.12.2018
La Opinión de A Coruña
Inmigración

Los inmigrantes del pesquero alicantino ya están en Malta

Una lancha se ha acercado al barco para facilitar el desembarco de las personas rescatadas

01.12.2018 | 18:50
Los inmigrantes del pesquero alicantino ya están en Malta
El 'Nuestra Señora de Loreto' junto a un barco de Open Arms.

Los rescatados por el pesquero de Santa Pola, Nuestra Madre Loreto, ya están en tierra firme. Los 11 inmigrantes ya están en Malta después de que una lancha los haya recogido de la embarcación capitaneada por Pascual Durá para facilitar su desembarco. Por su parte, la tripulación alicantina retomará sus labores de faenar hasta Navidad.

Salvamento Marítimo ha autorizado esta mañana por fin que los 11 inmigrantes que viajaban a bordo del pesquero de Santa Pola fueran desembarcados en Malta. La decisión fue comunicada anoche al patrón del barco, Pascual Durá, apenas unas horas después de que, cansado de pedir una solución para estas 11 personas que no fuera devolverlas a un puerto de Libia, hubiera iniciado su regreso a España.

En la isla se encuentra desde el viernes otro de los rescatados, un joven palestino que tuvo que ser evacuado el viernes por el grave estado de salud que presentaba.

Con el desembarco de los inmigrantes, se ha puesto fin a 10 días de una tensa espera en la que el Gobierno se atrincheró en su idea de devolver a estas personas a Libia, lo que no era considerado ni por el patrón ni por organizaciones no gubernamentales que trabajan en la zona un puerto seguro.

Reacción a la decisión tomada


De no producirse esto, el pesquero Nuestra Madre Loreto habría vuelto a l puerto de Santa Pola a finales de la próxima semana con once inmigrantes a bordo. Son once de las doce personas a las que los pescadores de Alicante auxiliaron en su huida de las lanchas de las autoridades libias que iban persiguiendo la patera en que viajaban.

El rescate se produjo el jueves de la semana pasada. En estos diez días tanto el patrón del pesquero, Pascual Durá, como su padre y armador, José Durá, y varias organizaciones no gubernamentales (entre ellas y especialmente activa Open Arms) han estado reclamando una solución segura para los rescatados, que este sábado reiteraron sin éxito, por lo que se habían cansado de esperar.

Atrincherado el Gobierno en que se desembarcara a los inmigrantes en el puerto más próximo, considerado inseguro para ellos, y desoyendo las peticiones para que se les trasladara al Open Arms y que los pescadores de Alicante pudieran seguir con su trabajo, anoche, al filo de las 20 horas, se rompió la baraja.

Tras un jornada muy tensa, que se sumaba a las nueve anteriores, Pascual Durá puso rumbo a España con once nuevos compañeros de travesía tres semanas antes de cuanto tenía previsto regresar (en torno al 22 de diciembre) tras la campaña de la quisquilla.

Después de barajarlo durante todo el día, el armador, quien ya vivió una situación similar en 2006, indicó a su hijo que iniciara el regreso. Minutos antes se habían difundido unas declaraciones del presidente del Gobierno en las que reiteraba la que ha sido la postura del Ejecutivo durante todo este conflicto: «Lo que se tiene que hacer es ir al puerto seguro más próximo y ahora mismo existe esa posibilidad», señaló Pedro Sánchez, en quien el armador dijo que ya no podía confiar. « Nos han dejado solos», señalaba anoche visiblemente molesto y dejando claro que lo que menos le importa son las pérdidas por dejar de faenar y lo que se haya podido gastar estos días sino la sensación de desamparo por parte de las autoridades españolas.

Mientras, el jefe del Consell, Ximo Puig, volvía a reclamar por la tarde «una solución inminente» para el pesquero y recordaba que «el hecho humanitario es absolutamente prioritario cuando hay personas en el barco que están en graves dificultades». Y la vicepresidenta, Mónica Oltra, por su parte, contactaba telefónicamente con la mujer del armador y madre del capitán a la que transmitió todo su apoyo y animaba, unas horas antes de que se tomara la decisión, a que el pesquero regresara a España. «Y que cuando llegara el barco a Santa Pola ella va a estar allí», aseguró la interlocutora que le dijo la política de Compromís.

Durá, que anoche contó con el apoyo de más de medio millar de vecinos de Santa Pola, agregó que la tripulación estaba «al límite».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook