Los negociadores de PP y Cs cerraron ayer un acuerdo con 23 medidas de regeneración democrática, que incluye el límite de mandato, la supresión de los aforamientos y una oficina de lucha contra el fraude, entre otras iniciativas. En un documento conjunto, ambos partidos dicen que los andaluces han reclamado que el Gobierno de la Junta defienda "la unidad de España constitucional frente al independentismo radical, haciendo que el pueblo español siga siendo el sujeto de la soberanía nacional".

Por ello acuerdan la defensa de la unidad de España y el Estado de las autonomías bajo los principios de igualdad y solidaridad consagrados en la Constitución y la despolitización, eficiencia administrativa y "tolerancia cero con la corrupción", comprometiéndose a la separación inmediata de los cargos públicos imputados formalmente por delitos de corrupción hasta la decisión definitiva del órgano judicial.

También aprobarán un proyecto de reforma del Estatuto para la supresión de los aforamientos del presidente de la Junta, los consejeros y los diputados, y un proyecto de ley de despolitización que garantice la profesionalidad, imparcialidad, responsabilidad y honestidad de todos los servidores públicos. Esta ley recogerá la reducción de los altos cargos, quienes deberán tener dedicación exclusiva y no podrán cobrar dietas por la asistencia a sus reuniones.

Limitar a 8 años la duración del mandato de un mismo presidente de la Junta y de los consejeros, garantizar la protección de quienes denuncien posibles irregularidades y actuaciones fraudulentas o corruptas por parte de las personas al servicio de la Junta y poner en marcha una Oficina de Lucha contra el Fraude y la Corrupción para prevenir, detectar y denunciar abusos de poder, fraudes y corrupción son otras medidas acordadas.