La Generalitat abandonará el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) en enero de 2019 para financiarse a través del Fondo de Facilidad Financiera (FFF), otro mecanismo de liquidez habilitado por el Estado que implica un menor grado de control sobre sus cuentas.

La Generalitat ha pedido prestados al FLA este 2018 más de 9.000 millones de euros y su intención para 2019 era pedir entre 8.000 y 8.500 millones. Sin embargo, se los pedirá al FFF, al que podrá adherirse tras contar con el visto bueno del Ministerio de Hacienda, ya que ha cumplido con las exigencias previstas.

"Depender menos del FLA y poder salir a los mercados (financieros) no es una necesidad tan financiera como política, porque la Generalitat tendría un grado de soberanía económica superior", resaltó en una entrevista con Efe, el secretario general del departamento de Economía catalán, Albert Castellanos. El alto cargo precisó que en 2020 la Generalitat pretende volver a emitir deuda. La voluntad del Govern es recurrir al FFF como paso previo para que Cataluña pueda volver a financiarse en los mercados.