03 de enero de 2019
03.01.2019
La Opinión de A Coruña

Vox agita al futuro gobierno andaluz al exigir la retirada de las políticas de género

PP y C's rechazan cambiar su pacto mientras la formación ultra reivindica su propia agenda y compromete la investidura de Moreno

03.01.2019 | 00:47
Vox agita al futuro gobierno andaluz al exigir la retirada de las políticas de género

La investidura del popular Juan Manuel Moreno como nuevo presidente de la Junta todavía no es un asunto resuelto. Mientras el PP intenta garantizar los votos imprescindibles de Vox, la formación de ultraderecha se reivindica como una fuerza clave para alumbrar el futuro ejecutivo de los populares y Ciudadanos -C's-. En contra de lo pactado entre los de Casado y los de Rivera, Vox exigía ayer acabar con las políticas de género para sumar sus votos a los de ambos partidos.

La previsión de Moreno de convertirse en presidente a mediados de mes puede verse alterada si Vox vender caro el apoyo. El portavoz de Vox en el Parlamento andaluz Francisco Serrano anunció que su partido "no aceptará" los acuerdos firmados por PP y C's para impulsar leyes de género en Andalucía. "Esos pactos que los suscriban con PSOE y Podemos. En política social todos siguen, con sumisión lanar, los mandamientos de la dictadura de género. ¿Dónde el cambio?", escribía Serrano en Twitter. La cuenta de Vox en la misma red acusaba a PP y C's de comprometerse a ampliar "con dotación presupuestaria suficiente las medidas dictadas por la ideología de género y las asociaciones feministas podemitas radicales". Ante las críticas, el portavoz andaluz de Vox, controvertido juez ahora en excedencia, matizó que sus exigencias se orientan a que "no haya prejuicios, se respete la presunción de inocencia, la independencia judicial y que se acaben las subvenciones millonarias a asociaciones que fomentan el feminismo supremacista y las imposiciones ideológicas de la izquierda".

PP y C's rechazaron alterar el acuerdo sobre el que se sustentará el futuro gobierno. El PP andaluz garantiza que "no se moverá ni una letra" del acuerdo firmado con la formación de Rivera si no están conformes ambos partidos. Pese a ello, deja abierta la posibilidad de que Vox haga aportaciones. "La libertad y la igualdad no se negocian", respondió Albert Rivera, a la exigencia de Vox de suprimir las políticas de género.

La negociación entre el PP y Vox, que está en fase inicial, se prevé más sencilla en lo referente a bajada de impuestos, reducción de entes públicos o regeneración democrática. Vox reclama la supresión del 99 % de la cuota del impuesto de Sucesiones y Donaciones, punto recogido en el acuerdo de PP y C's y que además es una de las medidas estrella. El cambio de gestión en Canal Sur es otra coincidencia, aunque Vox pide reducir al máximo el gasto público en la radiotelevisión autonómica y suprimir uno de sus canales. Los desencuentros podrían llegar en otra reclamación: la devolución al Gobierno central de las competencias de Educación, Sanidad, Justicia y Seguridad. PP y C's acordaron medidas para reforzar la gestión en esas áreas. Además, reclaman un nuevo modelo de financiación autonómica para afrontar la mejora de los servicios públicos de su competencia. Vox defiende "repatriar a los inmigrantes ilegales", el PP aboga por una "inmigración ordenada" en función de las necesidades laborales. El acuerdo con C's incluye un plan de mejora de la gestión de la política migratoria, con refuerzo de la vigilancia de fronteras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook