13 de enero de 2019
13.01.2019
ÚLTIMA HORA
Errejón anuncia que deja su escaño en el Congreso

Pedro Sánchez invita a PP y C's a "esperar sentados" porque resistirá hasta 2020

El presidente abre en Barcelona la precampaña para los comicios de mayo y convierte el proyecto presupuestario en argumentario electoral

13.01.2019 | 01:16
Pedro Sánchez, ayer en Barcelona.

Resistir hasta 2020 es la consigna del Gobierno de Pedro Sánchez. Después de que el Consejo de Ministros diera luz verde a los presupuestos, cuya aprobación le abriría la puerta a agotar el mandato, el jefe del Ejecutivo viajó ayer a Barcelona, donde invitó a PP y a Ciudadanos a que "esperen sentados", porque los socialistas tienen la intención de gobernar hasta el año próximo pese a las reiteradas peticiones de que convoque a las urnas.

Sánchez abrió la precampaña de las elecciones locales de mayo con la presentación de Jaume Collboni como candidato socialista a la Alcaldía de Barcelona. Su intervención anticipa ya los mensaje que el PSOE proyecta lanzar al ruedo político en los próximos meses. Uno de los argumentos principales será el del pacto para desalojar al PSOE del poder en Andalucía. En un juego de palabras con el nombre del nuevo presidente brasileño, el jefe del Ejecutivo identificó a PP, Ciudadanos y Vox como los "voxsonaros".

Ese acuerdo se alcanzó tras una "banalización de la violencia de género", con el debate abierto por la formación de Santiago Abascal al cuestionar las políticas de defensa de la mujer y la aproximación del PP a algunos de esos planteamientos. Los populares pasaron de la "bancarrota moral" que supuso la sentencia contra su financiación oculta, y que derivó en la caída de Rajoy, a una "bancarrota ideológica" por haber "abrazado sin rubor" los argumentos de la ultraderecha.

"En el siglo XXI quien elija de adversario a las mujeres, pierde seguro", advirtió Sánchez, preocupado ahora por movilizar a los votantes. El proyecto presupuestario que mañana llegará al Congreso es, al margen de su aprobación, ahora dudosa, un arma electoral. El presidente anuncia que van a "vigorizar" el pacto contra la violencia de género con las cuentas para este año. Los presupuestos están "cargados de valores sociales y sentido común", enfatizó Sánchez, quien pidió a los partidos que los apoyen en la tramitación parlamentaria porque "van a permitir que España y Cataluña avancen".

El mayor obstáculo para que las cuentas lleguen a buen puerto son los soberanistas, que rechazan dar a Sánchez la llave que le abriría la puerta a completar el mandato si el Gobierno no interviene en el juicio a los presos soberanistas, que comenzará previsiblemente a finales de mes. El diputado de ERC Joan Tardá era ayer muy explícito al exigir al Ejecutivo que intervenir en el proceso por la vía de "instar a la fiscalía a que actúe, el estatuto de la Fiscalía lo permite y es legal". Pese a mantener su rechazo, todo apunta a que los soberanistas permitirán que las cuentas tengan recorrido parlamentario.

En Barcelona, Sánchez se mostró beligerante con quienes han de votar su proyecto de presupuestos. "Lo siento señores independentistas: ustedes no tienen la mayoría social", señaló para reiterar su petición de que pasen del "monólogo al diálogo". El presidente está convencido de que hay conflicto para largo. "La crisis de Cataluña no la resolveremos en cuatro meses. Necesitamos la lealtad de la oposición, que no tenemos", afirmó Sánchez.

El buen trato presupuestario a Cataluña, que recibirá lo previsto en el Estatut, es argumento suficiente para respaldar las cuentas, sostuvo el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, para quien resulta "imposible" que quienes "dicen gobernar" para los intereses de los catalanes puedan "patrocinar un no" a unos Presupuestos con los que la Generalitat tendrá "más recursos y un trato justo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook