14 de enero de 2019
14.01.2019

Casado confía en conservar Madrid con la fórmula andaluza

El líder del PP presenta a los candidatos madrileños, "la esencia de la pata negra", y reivindica el pasado del partido

14.01.2019 | 00:49
Pablo Casado entre Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida.

El PP confía en la fórmula del pacto de Andalucía para conservar la presidencia de la Comunidad de Madrid, donde ahora gobiernan en solitario pero con el apoyo de Ciudadanos. "Lo que pasa en Andalucía es lo que va a pasar en muchos sitios", auguraba ayer Pablo Casado, en alusión al pacto entre su partido, el de Albert Rivera y Vox que dará la presidencia de la Junta a Juan Manuel Moreno.

La formación de ultraderecha tiene en Madrid uno de sus principales nichos electorales, según la última encuesta del CIS, por lo que su concurrencia puede resultar necesaria para que Isabel Díaz Ayuso consiga poner al frente del Ejecutivo madrileño tras las elecciones autonómicas del 26 de mayo. Díaz Ayuso, vicesecretaria de Comunicación, es una de las caras nuevas que Casado ha aupado a cabeza de lista en la profunda renovación en la que el PP está incurso, el primer gran movimiento interno tras el proceso de sustitución de Rajoy.

Junto a ella, pugnará por la Alcaldía de Madrid José Luis Martínez-Almeida, el sustituto de Esperanza Aguirre, a quien ayer agradeció su confianza, al frente del grupo municipal madrileño. Díaz Ayuso y Martínez-Almeida son "la esencia de la pata negra del partido", según Casado y se guían por "las ideas de siempre, las de Popper, las de Friedman, las ideas de la libertad". Por esos teóricos y por quienes en el pasado ocuparon los puestos de mayor relevancia institucional, incluida Ana Botella, a quienes ayer reivindicaron en la presentación de los candidatos en Madrid.

Después de haber concluido en Madrid la proclamación de candidatos y de que la semana que viene el partido establezca, en la Convención Nacional, los "pilares" para los programas electorales, "os digo que estamos preparados", afirmó su presidente. Con este "estamos preparados", que repitió hasta en cuatro ocasiones, puso el broche final a una largo periplo que le ha llevado por todas las comunidades que celebran elecciones autonómicas y que culminará con la convención, el próximo fin de semana en Madrid, para el rearme ideológico del PP.

En este sentido, instó a no "enredarse" en programas electorales eternos, con 300 páginas que no se leen ni los candidatos, sino a ir "a lo esencial, a la base, a enamorar a la gente" y establecer un "contrato" con los votantes que contenga solo un "puñado de ideas". Unas ideas que Casado simboliza en la "España de los balcones", la de las personas que exhibieron en sus casas la bandera española ante el conflicto independentista catalán y que responde a una ideología "de centro reformista liberal conservador".

En este discurso, Pablo Casado volvió a defender los acuerdos con Vox y Ciudadanos en Andalucía y la centralidad del PP y criticó duramente a quienes "siguen destripando vísceras de aves" para ver si él está más a la izquierda o a la derecha y si ha elegido él a los candidatos o ha sido el partido. "Hemos venido para quedarnos" y "nosotros seguimos en el mismo sitio de siempre; ocupar el centro no es moverse de sitio", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook