14 de enero de 2019
14.01.2019

Sánchez: "A la vista de lo que viene, cualquier derecha pasada fue mejor"

El presidente insta a PP y a C's a que "voten a favor de los presupuestos o se abstengan"

14.01.2019 | 00:49
Pedro Sánchez, ayer en Burgos.

"Viendo lo que se ve de la derecha, cualquier derecha pasada fue mejor". El presidente Sánchez tuvo ayer un arrebato casi nostálgico para extremar su crítica a la disposición del PP a alimentar las afinidades con Vox en aquellos lugares en los que la concurrencia de la extrema derecha sea necesaria para que los populares consigan gobernar. Sánchez insta al PP y a Ciudadanos a que "se abstengan o voten a favor de los presupuestos" para cerrar el paso a la ultraderecha.

Metido ya en precampaña, el jefe del Ejecutivo explicó en Burgos que el crecimiento de Vox es responsabilidad de la derecha y que demuestra su "bancarrota moral, política e ideológica", al no ser capaz "de contraargumentar a la extrema derecha con ideas y proyectos alternativos".

"La falta de proyecto político de la derecha, su debilidad en los liderazgos, su renuncia a combatir con argumentos a la ultraderecha, en vez de abrazar sus argumentos, como hacen sin ningún tipo de rubor, demuestra que ellos son, y nadie más que ellos, los responsables del crecimiento de la ultraderecha en nuestro país", argumentó. Tras recalcar que el PSOE "nunca" pactará con la ultraderecha porque es un "partido constitucionalista", se mostró convencido de que, si los socialistas han terminado 2018 gobernando, en 2019 "se consolidará ese cambio con las elecciones municipales, autonómicas y europeas" del próximo 26 de mayo.

La pandemia de Vox

El acto de Sánchez en Burgos se desarrolló en las proximidades y poco después de otro de Vox. El secretario general de la formación, Javier Ortega Smith, alertó de que la falta de control sanitario en las fronteras puede provocar que "entren en Europa pandemias erradicadas como la tuberculosis o el ébola", ya que "nadie realiza un estudio a fondo a las cientos de personas que entran en España". Ortega Smith, que sufrió un intento de agresión, asegura que toda la financiación de la campaña de las elecciones europeas de 2014 fue aprobada por el Tribunal de Cuentas. Los donativos fueron "legales y transparentes", incluidos de los 800.000 euros, el 80% de la campaña, que recibieron de la oposición al régimen iraní.

El secretario general del partido negó que Vox se trate de un "partido xenófobo" y criticó: "Los que nos acusan de ello omiten que solo estamos en contra de la inmigración ilegal", y añadió: "nosotros defendemos los procesos migratorios porque hemos sido emigrantes". También negó que sea un partido machista, sino que quiere "proteger a todos, no solo a las mujeres maltratadas por hombres, sino también a las maltratadas por otras mujeres, por hijos o por sus nietos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook