14 de febrero de 2019
14.02.2019
Presupuestos 2019 Una legislatura que se agota

Sánchez no despeja el panorama electoral pese a la derrota de los Presupuestos

El presidente del Gobierno anunciará mañana, tras el Consejo de Ministros, la fecha de la posible convocatoria, según anticipa la vicepresidenta Carmen Calvo

14.02.2019 | 01:13

La derrota parlamentaria de los Presupuestos para este año sentenció ayer al Gobierno y, por extensión, la legislatura. El soberanismo mantuvo su rechazo a la Cuentas y votó alineado con PP Ciudadanos, lo que cierra las posibilidades de continuidad del Ejecutivo. Pese a ello, el presidente Sánchez mantiene la incógnita sobre la fecha en la que convocará elecciones anticipadas, algo que podría resolver mañana "oyendo al Consejo de Ministros", según la vicepresidenta Carmen Calvo.

Las seis enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Ciudadanos, ERC, PDeCAT, Foro Asturias y Coalición Canarias prosperaron pasado el mediodía de ayer, después de un intenso debate. Los llamamientos de última hora de Podemos y PNV a los soberanistas catalanes para que reconsiderasen su posición no consiguieron que Esquerra y los posconvergentes dieran marcha atrás en su intento de que el Gobierno asumiera su exigencia de hablar de autodeterminación en la mesa del diálogo sobre el conflicto catalán, que negociaban con el Ejecutivo de Sánchez.

Los soberanistas rechazaron ayer la responsabilidad de haber sido quienes apuntillaron al frágil Gobierno salido de la moción de censura contra Mariano Rajoy, que se sustentaba sobre una mayoría contingente y que, desde entonces, saltó en repetidas ocasiones por los aires. Aunque ninguna con la fuerza de ayer al decaer los Presupuestos.

El tratamiento preferente que Cataluña tenía en el proyecto presupuestario, encaminado a obtener el apoyo soberanista, deja en el aire 1.500 millones en transferencias a la Generalitat y 900 en inversión. La patronal Fomento del Trabajo afirmaba anoche que el rechazo a las Cuentas "afectará negativamente a la economía catalana".

El primer y fallido examen de los Presupuestos en el Congreso abrió además otro frente en la crisis de Podemos cuando dos diputada de En Marea, su confluencia gallega, respaldaron las enmiendas de totalidad y contribuyeron a tumbar el proyecto.

Existe práctica unanimidad en que lo ocurrido ayer en el Congreso abre la puerta a unas elecciones generales anticipadas. La incógnita es cuándo y sólo puede despejarla Pedro Sánchez. Abril entró en el calendario electoral el lunes pasado. Desde la Moncloa, como presión a los soberanistas ante sus persistencia en el rechazo a las Cuentas, se filtró el lunes como fecha posible el 14 de abril, el primer domingo hábil tras respetar los 54 días que han de mediar entre la convocatoria de comicios y su celebración. Como alternativa, se baraja también el 28 de abril, a poco más de una mes del 26 de mayo, cuando ya están convocadas elecciones europeas, autonómicas y municipales. El que ya se conoce como el superdomingo electoral desagrada a los barones y alcaldes socialistas, convencidos de que el conflicto catalán monopolizará la campaña y tendrán escaso margen para defender sus propias políticas. La posibilidad de resistir hasta el otoño sin presupuestos decae ante la constatación de que esos meses serían un tiempo políticamente muerto, al resultar muy difícil que el Ejecutivo obtuviera respaldo suficiente para sacar adelante algunas de sus iniciativas por la vía del real decreto.

La circunstancia de que el presidente Sánchez disponga de margen de tiempo suficiente para la convocatoria -hasta el martes próximo no tendría que llamar a las urnas en el caso de que el 14 de abril fuera la fecha elegida- agranda la incógnita sobre la fecha posible, algo que podría despejarse mañana, según anticiparon ayer varios de sus ministros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook