27 de febrero de 2019
27.02.2019
La causa contra el soberanismo Séptima jornada

Puigdemont lamenta ahora haber suspendido la independencia

El Tribunal Constitucional rechaza un recurso de amparo del expresident contra su encausamiento por el 'procés'

27.02.2019 | 00:40

El expresident Carles Puigdemont lamenta ahora haber suspendido en octubre de 2017 los efectos de la declaración de la independencia. "Fue un error", afirma en declaraciones a la televisión pública británica, en la que justifica su huida de España por la pretensión de convertir el conflicto catalán en un problema internacional, "principalmente europeo".

"Mi arrepentimiento es del 10 de octubre (2017) cuando se esperaba que ese día se declarase la independencia de Cataluña y yo decidí suspender los efectos de esa declaración. Creo que eso fue un error", afirma el expresident de la Generalitat en la entrevista de la BBC hecha en Bélgica, donde tiene fijada su residencia desde su huida de España.

Puigdemont explica que el Parlamento catalán aprobó una declaración de independencia y "el deber del Gobierno es ejecutar eso y nosotros no ejecutamos el mandato del Parlamento catalán, pero la declaración está". Este relato contrasta con algunas de las declaraciones de los procesados por la intentona secesionista que ahora se sientan en el banquillo en el Tribunal Supremo y que reducen la declaración a un pronunciamiento simbólico, carente de efectos políticos.

El expresidente catalán, que habló con la BBC a en una habitación con un televisor que mostraba imágenes del juicio del procés, niega que se marchase de Cataluña porque eligiera vivir "cómodamente". Puigdemont eludió en la entrevista toda polémica con Oriol Junqueras, en prisión, quien manifestó que se quedó en España por responsabilidad ética.

Agotar la vía judicial

En el ámbito judicial, el Tribunal Constitucional rechazó por unanimidad el recurso de amparo del expresidente Puigdemont y los exconsellers Clara Ponsatí y Lluis Puig contra su encausamiento por el procés, al considerar que sus quejas son "prematuras" al no haber agotado la vía judicial previa.

Puigdemont, Ponsatí y Puig, huidos y procesados por rebelión, desobediencia y malversación, alegaron que se habían vulnerado los derechos fundamentales al juez ordinario predeterminado por la ley y a un proceso con todas las garantías. El Constitucional apunta que hay que agotar la vía judicial en la que se han producido las supuestas vulneraciones de derecho fundamentales y el proceso penal todavía no concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook