El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, acusa al Estado de "criminalizar" el parlamentarismo catalán y reitera que hoy no acudirá al Tribunal Supremo -TS-, donde está citado como testigo. "Hay pleno en el Parlament, soy diputado, tengo que dirigir el debate y mi voto es imprescindible. De ninguna manera deberíamos tolerar que por tener que declarar en un juicio, se cambien las mayorías en el Parlament. Asistiré al pleno y estamos esperando que, conforme al calendario de plenos, se me cite otro día, no tengo reparo en venir", afirmaba ayer a las puertas del TS. Sentar en el banquillo a su antecesora Carme Forcadell supone "acusar al parlamentarismo, al derecho de iniciativa parlamentaria y la libertad de expresión de los diputados", afirmó. Torrent llegó ayer al TS en un grupo del que formaban parte los diputados del Congreso Joan Tardà y Gabriel Rufián; la portavoz de ERC, Marta Vilalta; el marido de Forcadell, Bernat Pegueroles; la líder de la ANC Elisenda Paluzie y el número dos de Òmnium, Marcel Mauri.