La diputada Soraya Rodríguez, exportavoz del PSOE en el Congreso, solicitó ayer su baja en el partido por las discrepancias sobre el independentismo. "No puedo compartir que la mayoría de la moción de censura, que ha sostenido al gobierno durante los últimos ochos meses, sea una posibilidad viable de conformar una mayoría parlamentaria razonable para sostener un gobierno socialista", señaló en su renuncia. Rodríguez estaba relegada en el seno de su grupo por su oposición a Sánchez y no iba a repetir en las listas. Miembros de la Ejecutiva la invitaron incluso a irse y ahora podría acabar en otro partido."No descarto nada. He tomado una decisión dura, que es la de abandonar la militancia", dijo ayer.