27 de marzo de 2019
27.03.2019
La Opinión de A Coruña

Aznar se vuelca con Casado y vuelve para entrar en precampaña con un mitin

Albert Rivera tiende la mano al PP y allana el terreno para un pacto porque "es una emergencia nacional enviar a Sánchez a la oposición"

27.03.2019 | 00:31
José María Aznar.

En medio de una amplia renovación de listas, que dejó fuera a más del 80% de quienes fueron candidatos en 2016, en el PP reverdecen algunas figuras señeras. Vuelve el expresidentes José María Aznar, alejado desde hace años de la política activa, y hoy se estrenará en la precampaña con un mitin en Valencia. Es la prueba de que Aznar está volcado por completo con la actual número uno del PP, Pablo Casado, quien en estas elecciones generales se juega la consolidación del liderazgo que consiguió en el proceso para suceder a Mariano Rajoy. Albert Rivera tendió ayer la mano al PP porque "es una emergencia nacional enviar a Sánchez a la oposición".

El adelanto de las elecciones autonómicas valencianas para hacerla coincidir con las generales del 28 de abril, propicia que Aznar comparta escenario hoy en Valencia con la candidata a presidir la Generalitat, Isabel Bonig, y la aspirante a la Alcaldía de Valencia, María José Catalá. En realidad, el expresidente aprovecha ya la gira promocional de su nuevo libro El futuro es hoy para reclamar el apoyo para Casado, con una llamada a unificar el "voto constitucional" en torno al PP y evitar la fragmentación del espacio de centro-derecha, que en algunas pequeñas circunscripciones electorales puede favorecer al PSOE. "Se está produciendo un proceso de unificación en la izquierda-secesionista y de fragmentación en la parte constitucional", advierte Aznar.

Ciudadanos está dispuesto a entenderse con los populares, pero siempre después del 28 de abril. Su líder, Albert Rivera, abrió la puerta ayer en Vigo a un acuerdo de gobierno con Casado. El escenario que anticipa es el de "un nuevo Gobierno Frankestein de Sánchez" o "Ciudadanos con el PP", concluye Rivera, para quien resulta "mejor que Ciudadanos encabece ese Gobierno" porque es la garantía de que al frente habrá un "partido moderno, liberal, abierto y europeísta".

Rivera desoye así los reclamos de significados socialistas como el ministro José Luis Ábalos, quien se muestra más partidario de un acuerdo de Gobierno con Ciudadanos que de depender de los independentistas.

"Me parece buena idea, pero cuando se abran las urnas y contemos cuántos escaños sacamos el bloque", afirmó Casado respecto a la mano tendida de Rivera. Lamenta, sin embargo, que Ciudadanos haya rechazado concurrir al Senado con listas conjuntas con el PP para evitar que los socialistas se hagan con la mayoría absoluta en la Cámara Alta. Pese a ser socios en el Ejecutivo andaluz, las relaciones entre PP y Cs son de desconfianza. Antes de conocer el ofrecimiento de Rivera, Casado recelaba de la posición de la formación naranja y se mostraba convencido de que el PSOE y los de Rivera se entenderán si suman el 28 de abril. "En el año 2015 juró y perjuró que no pactaba con Sánchez y no solo pactó con Sánchez sino que le pidió a Iglesias que apoyara ese pacto", recelaba el líder del PP. Su "número dos" en las lista por Madrid, Adolfo Suárez, reprocha al líder de Ciudadanos que "habla mucho" de su padre "pero actúa poco como él".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook